Ser Padres

¿Se puede comer foie gras o paté durante el embarazo?

Cualquier ocasión importante es especial para preparar un suculento banquete. Y uno de los ingredientes estrella para picar suele ser el foie gras o paté. La pregunta es, ¿se trata de una opción apta durante el embarazo?

Es bastante habitual pensar que el foie gras es lo mismo que el paté. Sin embargo, a pesar de que ambos tienen ingredientes comunes entre sí, tanto su composición como su proceso de elaboración son sustancialmente distintos.
El foie gras es un término adoptado del francés, cuya traducción literal es “hígado graso”. Esto significa que se trata de un alimento que se elabora únicamente con el hígado de pato, ganso u oca.
Es un producto que destaca por su sabor suave y textura agradable, gracias a que se elabora a partir de una cocción lenta. Y, por lo general, las materias primas con que se elabora suelen ser de bastante calidad (motivo por el cual, en ocasiones y dependiendo la marca y su origen, puede llegar a ser considerado como un producto de lujo).
En el caso del paté, sin embargo, es común que se precisen distintos ingredientes, condimentos y aditivos, los cuales son tratados con calor con la finalidad de conseguir esa textura tan peculiar que tiene, además de su consistencia y sabor. Si bien es cierto que también el hígado suele ser uno de sus ingredientes básicos, es posible que se utilice hígado de otros animales (como el de cerdo), además de leche, harinas, especias y condimentos.
Aunque es muy habitual que sea llamado paté, en realidad la forma más correcta de denominarlo es paté de hígado o pasta, seguido del nombre del animal del que originalmente procede.

¿Es el paté y el foie gras dos opciones aptas durante el embarazo?

Como ocurre con otros alimentos que se consumen cocinados muy poco o incluso crudos (como es el caso de las vieiras), hay que prestar especial atención a aquellos alimentos y productos alimenticios que no se han cocinado a temperaturas elevadas, o de forma completa.
Esto se debe a que este tipo de alimentos, como ocurre incluso con la cecina, pueden contener una bacteria, conocida con el nombre de listeria, la cual puede acabar creciendo y dando lugar a una patología denominada listeriosis.
Foto: Istock

Paté en el embarazoFoto: Istock

Aunque en la mayoría de las ocasiones, la listeriosis no suele representar un problema para la salud, salvo los síntomas típicos que ocasiona (similares a una gastroenteritis), durante el embarazo sí puede ser peligrosa, ya que la bacteria puede transmitirse al bebé.
Mencionar que esta bacteria también puede encontrarse en otros alimentos, como la carne cruda o el pescado crudo, los productos lácteos y el queso sin pasteurizar. Debido a ello, se recomienda encarecidamente que, durante la gestación, no se consuman alimentos crudos.
En el caso del foie gras o el paté, por ejemplo, rara vez se consume crudo. De hecho, es habitual que, en la mayoría de las ocasiones, sea cocinado a una temperatura de al menos 100 grados. La pregunta es, ¿cómo podemos saber si tanto el paté como el foie gras han sido bien cocinados?
Por otro lado, debemos tener en cuenta que no se recomienda un consumo excesivo por su alto contenido en vitamina A, que puede ser peligroso para el bebé.

¿Cómo saber si el paté o el foie gras están cocidos?

Cuando compramos nuestro propio paté o foie gras en el supermercado, podemos comprobar en la etiqueta si ha sido cocido o no. En caso de que se especifique que ha sido cocido, esto significa que, como mínimo ha sido sometido a una temperatura mínima de 100 grados. Sin embargo, en el caso de que haya sido semicocido, sería a una cocida menor (es decir, a baja temperatura).
En resumidas cuentas, debes escoger un paté o un foie gras pasteurizado, ya que la cocción a elevada temperatura, o la pasteurización en sí, pueden ayudar a destruir la listeria.
Por otro lado, siempre y cuando el producto haya sido adecuadamente cocido, o esté pasteurizado, es posible comerlo en tarro, envasado al vacío o en lata.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking