Ser Padres

El 4º trimestre del embarazo: un período desconocido

Aunque menos conocido como tal, en realidad no se necesitarían tres, sino cuatro trimestres para traer completamente un niño al mundo, tanto física como psicológica y emocionalmente.

Todos sabemos que un embarazo dura alrededor de nueve meses. O, lo que es lo mismo, tres trimestres. Sin embargo, hay personas que hablan acerca del cuarto trimestre del embarazo, un período evidentemente menos conocido como tal, pero que, en realidad, es igual de importante que los anteriores. ¿Qué hay detrás de ello?

Después de dar a luz, ¿cuántas semanas necesita la mamá para adaptarse?

Desde el momento del nacimiento, la mamá se vuelve una con su bebé. Lo alimenta, lo acuna, duerme con él, se mueve con él… y todo ello lo hace casi sin pensarlo. El cuerpo de la mujer es “modificado” y puesto patas arriba para acoger y albergar al pequeño bebé en formación, a lo largo de los nueve meses siguientes.
El feto, en cambio, arrullado por los latidos del corazón de la madre, y por todos los ruidos de los órganos en funcionamiento, no tiene que hacer ningún esfuerzo para alimentarse, ni para regular su temperatura corporal.
Y entonces, de repente, llegó el momento de dar a luz. Aunque a todos nos gustaría que todo fuera perfecto de inmediato, lleva tiempo que el bebé se acostumbre a su entorno, que pueda mamar o tomar su biberón, y que se quede solo en su habitación, lejos de quien estuvo con él durante nueve meses.
Y para que el cuerpo de la mamá vuelva a ser lo que era antes de que comenzara esta maravillosa y gran aventura, también debe armarse de paciencia, constancia y muchísima bondad. En resumidas cuentas, son necesarias muchas semanas, incluso meses, para adaptarse a esta nueva vida con el bebé. Y es aquí cuando nos encontramos con lo que muchos denominan como el cuatro trimestre de embarazo.

El cuarto trimestre de embarazo y el concepto de ‘continuum’

Tanto la mamá como el bebé necesitan tiempo para adaptarse a esta nueva situación. Y todo esto ocurre después del nacimiento, en las semanas y meses posteriores al parto. Es lo que se conoce como el concepto del continuo (‘continuum’, o simplemente cuarto trimestre de embarazo).
En realidad, se trata de una idea propuesta originalmente por la autora estadounidense Jean Liedloff en un ensayo publicado en el año 1975. Consiste en decir que la proximidad física y psicológica entre madre e hijo es necesaria, tanto para el bienestar de la mamá como del hijo.
En su momento, esta autora basó su argumento en la observación de tribus en la selva amazónica. Descubrió que los recién nacidos pasaban sus primeros meses rodeados de su madre en todo momento, y acababan desligándose de ella cuando tenían la confianza y la comodidad suficientes con el mundo que les rodeaba.
Así, convencido de los beneficios del ‘continuum’ entre la madre y el bebé, Liedloff recomendaba la práctica del colecho, el porteo en fular, el arrullo, el piel con piel y la lactancia materna a demanda, entre otros.

Un embarazo en cuatro trimestres

Más allá de esta idea de un continuo madre-hijo luego del nacimiento, también se habla de un cuarto trimestre de embarazo a la hora de evocar una realidad física.
El vientre todavía se encuentra un poco redondeado, porque el útero solo regresa a su lugar gradualmente, poco a poco, gracias a las contracciones uterinas. Los senos, además, son el objetivo de los aumentos repentinos de leche, y en ocasiones, han cambiado de tamaño y apariencia.
Si se ha realizado una cesárea, la cicatriz puede llegar a ser dolorosa, y se requiere de más cuidados posparto. También es común que la piel del vientre tienda a estar un poco más flácida, ya que se estiró para acomodar al bebé, y luego se relajó repentinamente durante el parto.
Para recuperarse bien, y vivir este período lo mejor posible, lo ideal es vivir al ritmo del bebé, en particular, descansando cuando él también duerme. También se recomienda mantener una dieta sana y equilibrada en la medida de lo posible, rica de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales, que ayude al cuerpo a recuperar las fuerzas.
En lo que a la familia se refiere, es aconsejable que la pareja alivie el día a día de la mamá, disfrutando y compartiendo de tiempo juntos. Y, además, tratar de controlar las visitas posparto.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking