Curiosidades del embarazo

¿Qué comían las embarazadas hace 200.000 años?

Nuestras antepasadas tenían hábitos de alimentación que aún conservamos en el siglo XXI y son vitales para el correcto desarrollo del bebé.

¿Qué comían las embarazadas hace 200.000 años?

Hoy en día, cuando una mujer se queda embarazada, automáticamente cambia sus hábitos, empieza a cuidarse y a comer mejor para asegurarse de que su bebé se desarrolle lo más sano posible. Hemos modificado muchas costumbres a lo largo de nuestra evolución como especie, y algunas serán mejores o peores, pero lo cierto es que ahora tenemos mucha más información a nuestra disposición.

¿Y qué pasaba, antiguamente, cuando una mujer se quedaba embarazada? No sabemos a ciencia cierta si nuestras antepasadas cambiaban su alimentación cuando esperaban un hijo, pero sabemos que, aunque no fuera intencionadamente, algunos de sus hábitos contribuyeron al desarrollo del cerebro de sus bebés. Un estudio publicado por el científico Carlos Duarte sugiere que, hace 200.000 años, el consumo de marisco y el uso de tintes de conchas y de color ocre como adornos aportó al ser humano los nutrientes esenciales para la salud reproductiva y el desarrollo cerebral.

Por un lado, el marisco es rico en ácido docosahexaenoico, un ácido graso de la serie omega-3, que como muchas embarazadas saben tiene un papel muy importante en el desarrollo del sistema nervioso, el cerebro y la visión. Por otro, los pigmentos rojos son ricos en hierro, y aunque el ser humano no los comía directamente, sí que los manipulaba con las manos para emplearlos como tinte y, según el investigador, esto pudo suponer una vía de ingesta accidental de este nutriente tan importante para el correcto desarrollo del feto.

Y no solo eso: las mujeres embarazadas que tuvieron este aporte extra de hierro tendrían más posibilidad de que sus hijos sobrevivieran, “seleccionando así evolutivamente individuos con inclinaciones al pensamiento simbólico y la expresión artística”, explica el investigador.

 

Una costumbre que perdura 200.000 años después

El hábito de emplear tonos ocres y conchas como adorno se ha mantenido a lo largo de los años en diferentes culturas del planeta indica que estas fuentes de nutrientes han tenido un impacto positivo en nuestra evolución como especie: “el uso no se restringe a culturas indígenas, sino que las mujeres occidentales siguen usando ocre rojo y conchas, pues este pigmento es la base de este color en los cosméticos actuales y portan frecuentemente ornamentos producidos con conchas”, indica Duarte.

Esto no significa, claro está, que si estás embarazada debas empezar a comerte el pintalabios, pero sí que nunca descuides el aporte de los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de tu bebé. Como explica el científico, “una alimentación rica en productos de origen marino y una dieta adecuada en hierro siguen jugando un papel clave en la salud mental y reproductiva de nuestra especie, que se ha de cuidar particularmente durante el embarazo. Este papel es tan importante o más aún que el que jugó hace 200.000 años pues estamos en un momento en el que el deterioro de nuestra dieta está llevando a la proliferación de problemas de salud mental y reproductiva también en la sociedad occidental”.

Fuente: CSIC

 

 

 

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: alimentación en el embarazo, embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS