Nutrición en el embarazo

Ayuno durante el embarazo: ¿cuáles son sus principales riesgos?

Durante el embarazo es de vital importancia el cuidado de la alimentación, así como seguir una nutrición lo más completa y saludable posible, para proporcionar tanto al cuerpo como al bebé todos los nutrientes necesarios para su desarrollo y correcto crecimiento. Debido a ello, el ayuno pasaría a convertirse en una práctica dietética muy poco o nada recomendada durante esta etapa. Te explicamos por qué.

Ayunar está de moda, hasta el punto que ha pasado a convertirse en un tipo de propuesta dietética que cada día gana nuevos seguidores. Un buen ejemplo lo encontramos en el conocido como ayuno intermitente, aunque es cierto que existen diferentes fórmulas, las más comunes son las de periodicidad diaria (consistente en permanecer durante al menos 12 horas sin comer), y semanal (generalmente se corresponde con un día o dos a la semana sin probar bocado, seguidos o no). Y, en menor medida, mensual (ayunar un par de días seguidos de forma mensual).

Como opina Julio Basulto, no existe un consenso que nos ofrezca conocer certeramente qué es lo que está interpretando por esta práctica tanto la propia población como la comunidad científica en sí. Y coincide, como muchos nutricionistas, en señalar que “existen pruebas débiles sobre la supuesta utilidad del ayuno intermitente para mejorar la salud”, y sospechas acerca de sus posibles riesgos.

Es cierto que existen diferentes festividades en las que, culturalmente, se sigue una especie de ayuno, pero solo en esas contadas ocasiones. Por ejemplo, es el caso del Ramadán, la Cuaresma o el Shivaratri. Sin embargo, es posible que estos eventos puedan coincidir con el embarazo en algún que otro momento, por lo que si se está embarazada y se desea ayunar, es normal preguntarse hasta qué punto es o no una opción segura.

Un estudio publicado en el año 2014 encontró que el ayuno, sobre todo durante el embarazo, puede tener efectos a largo plazo para el bebé, especialmente en la edad adulta. 

¿Es seguro el ayuno durante el embarazo?

Aunque muchos nutricionistas opinan negativamente, no existe una respuesta clara sobre ello, principalmente si tenemos en cuenta que no existen investigaciones o estudios sobre cómo el ayuno durante la gestación podría afectar a la embarazada o al bebé.

No obstante, otro estudio publicado en septiembre de 2014 sí encontró que los bebés nacidos de madres que hicieron ayuno durante el embarazo podían tener que lidiar con ciertas implicaciones para la salud en un futuro.

Y que, además, posiblemente afecte también a la futura mamá. Por ejemplo, el ayuno durante los meses estivales puede provocar dolor de cabeza, acidez, mareos, agotamiento (que se une al cansancio propio de la gestación), y también existe un riesgo mayor de deshidratación.

¿Cómo podría afectar el ayuno durante el embarazo al bebé?

Se sabe que el ayuno no afecta al bebé cuando se encuentra en el interior del útero. Sin embargo, sí podría tener efectos negativos a largo plazo. En este sentido, un artículo científico publicado en 2012 reveló dos hipótesis acerca de cuáles podrían ser los efectos en el feto de ayunar durante el embarazo:

  • Bajo peso al nacer. La desnutrición asociada con el ayuno durante la gestación puede afectar de forma tremendamente negativa al crecimiento fetal. Debido a la insuficiencia de nutrientes, los órganos fetales que se están desarrollando pueden verse afectados permanentemente. Y las secuelas que pueden surgir posteriormente incluyen mayor riesgo de diabetes tipo 2 y problemas renales.
  • Deterioro cognitivo. Se ha demostrado que las restricciones nutricionales que habitualmente ocurren durante el ayuno pueden aumentar los niveles de cortisol, una hormona. Cuando esto sucede, se ha encontrado que podría ocasionar un deterioro cognitivo en los niños. 

Por otro lado, algunas investigaciones han demostrado que abstenerse de comer durante un cierto período de tiempo durante la gestación puede acabar conduciendo a la producción de cuerpos cetónicos, que son una serie de moléculas producidas por el hígado durante períodos de baja ingesta de alimentos, los cuales podrían tener un impacto negativo en el feto.

¿Y el ayuno intermitente? ¿Es seguro durante el embarazo?

El ayuno intermitente también puede representar un peligro no solo para la madre, sino también para el bebé, puesto que los períodos comúnmente seguidos durante este método pueden estimular una mayor pérdida de peso.

Si bien es cierto que los estudios publicados hasta el momento sugieren que este tipo de ayuno juega un papel destacado en la mejora del metabolismo, el aumento de la protección celular y la disminución de la inflamación, los riesgos superan con creces estos beneficios.

Por tanto, ningún tipo de ayuno es saludable ni adecuado durante la gestación, cuando es de vital importancia mantener un adecuado y correcto aporte de nutrientes, no solo para la futura mamá, sino también para el bebé. Y los expertos coinciden en señalar que el embarazo no es el momento más oportuno para seguir una dieta restrictiva, como por ejemplo es el caso del ayuno intermitente (o, en definitiva, cualquier otro tipo de ayuno).

Además, no existen evidencias ni pautas que respalden el ayuno y su seguridad durante la gestación. No debemos olvidarnos de algo fundamental: el objetivo del embarazo debe ser el seguimiento de una nutrición y un estilo de vida saludables, y nunca la pérdida de peso.

Esto no significa, como erróneamente se tiende a pensar, que sea necesario comer por dos. Sí es fundamental aumentar la ingesta de calorías en una cantidad más bien modesta (entre 200 a 300 calorías por día).

Las mujeres embarazadas también pueden experimentar algunos síntomas comunes -propios y característicos de la gestación-, como las náuseas, la fatiga, la poca energía y el cansancio, por lo que en estos casos lo más aconsejable es comer a intervalos regulares del día con la finalidad de estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, con el seguimiento del ayuno (o del ayuno intermitente en sí), muy posiblemente estos síntomas se vuelvan todavía más fuertes.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo