El peso en el embarazo

Cómo controlar el ansia por comer durante el embarazo

Los cambios hormonales del embarazo alteran el apetito y los gustos. Con un poco de cuidado, es posible disfrutar de la comida y no engordar en exceso.

embarazoengordar

Cuando una mujer se entera de que está embarazada, una de sus primeras preocupaciones es conocer cuánto y qué comer para no perjudicar al bebé que espera y también para no coger más peso del recomendable.

Y es que, al igual que ocurre en la fase premenstrual, loscambios hormonales del embarazo influyen en el apetito de la futura madre y provocan un aumento de los niveles de ansia por la comida, preferiblemente rica en hidratos de carbono, en momentos puntuales.

¿Cómo hacer frente a estos ataques de hambre sin engordar en exceso?

  • La clave está en seguir un orden, si se hacen cinco comidas al día (desayuno, almuerzo comida, merienda y cena), es difícil pasar hambre. El desayuno debe ser consistente y a media mañana y en la merienda lo ideal es tomar tomar fruta o yogur.
  • Al cocinar hay que procurar evitar los fritos y guisos grasos: guisar con caldo (en lugar de aceite), cocer al vapor o utilizar más el horno y el microondas.
  • Para reducir el consumo de sal y no abusar de las salsas, se pueden condimentar con hierbas: romero en la carne, albahaca en la ensalada, eneldo en el pescado y en todos los platos, perejil, rico en vitamina C.
  • Si tienes tendencia a picar o tomar dulce con frecuencia, es importante que evites en la medida de lo posible los alimentos ricos en azúcar, que se absorben más lentamente. Puedes sustituir los azúcares por frutos secos, zanahoria.
  • Y sobre todo, mastica correctamente y come lentamente. Si tragas deprisa, a la larga tendrás una digestión pesada y de entrada, seguirás con la misma hambre. Gandhi decía que se deben masticar los sólidos hasta que se vuelvan líquidos y se puedan beber.

Cambian los gustos

Con frecuencia, la embarazada experimenta cambios en sus preferencias culinarias y variaciones de la sensibilidad gustativa. Es habitual encontrar desagradable el sabor  o el olor de ciertas comidas que antes gustaban. Y, al contrario, experimentar una marcada apetencia por alimentos que antes no llamaban la atención (los consabidos antojos). La razón no es psicológica, sino hormonal.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, comida nutritiva, embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS