Peso en el embarazo

¿Cuánto peso deberíamos coger en el embarazo?

Es normal que, durante la gestación, surjan muchas dudas. Y una de las más comunes suele tener relación con el peso que se debería aumentar en el embarazo.

El peso es una de las cosas más cuestionadas durante el embarazo y que más miedos puede generar el cambio físico como mujer. Esto ocurre tanto por los estereotipos de belleza actuales como por la importancia excesiva que le dan algunas matronas y ginecólogos que, mes tras mes, miran la báscula y “regalan” unas palabras no muy agradables a las madres.

En muchas ocasiones nos encontramos profesionales con pautas obsoletas, encasillando a todas las mujeres en el mismo saco, en vez de derivar y trabajar en conjunto como un equipo multidisciplinar junto con los nutricionistas especializados en esta etapa de la mujer.

¿Cuál es el aumento de peso normal?

Peso en el embarazo
Foto: Istock

Depende de muchos factores, lo más importante es no compararnos con nadie y llevar un control seguro por parte de los profesionales adecuados.

Lo que sí que hay que tener en cuenta es que la regla de “un kg por mes”, no es la más adecuada y está muy lejos de la realidad.

Lo recomendable, es que esta misma madre que tiene un peso normal gane, durante el embarazo, entre 11,5 kg y 16 kg. Sin embargo, como se dice habitualmente, cada cuerpo es un mundo, y hay mujeres que ganan menos kilos y otras que ganan hasta 18 kg, teniendo todas ellas bebés sanos y siendo capaces de recuperar el peso de antes del embarazo.

Dicho de otro modo, el “kilo por mes” daría un total de 9 kg en todo el embarazo y, sin embargo, acabo de decir que hay mujeres que pueden llegar a ganar hasta 18 kg sin ser un problema, algo que nos da una media de dos kilos por mes y que hace que el consejo sea equivocado.

No es momento de hacer dietas restrictivas si no de ordenar esas comidas y hacer una alimentación saludable.

Las dietas restrictivas sin control de un profesional, está contraindicada en el embarazo porque cuando se come poco se queman grasas y se generan los llamados cuerpos cetónicos, que pueden llegar al feto, siendo tóxicos, y dañar el sistema nervioso del bebé.

Lo más recomendable es no caer en la típica excusa de “ya que voy a engordar, aprovecho y como de todo”

Sí que hay que tener en cuenta que la comida sea de calidad, ya que el bebé se nutre de lo que tu te nutras.

¿Si como poco mi bebé puede ser más pequeño?

Pues sí, si limitas mucho la ingesta y te faltan nutrientes puede suceder que tu hijo pese poco al nacer, por eso se recomienda no pasar hambre bajo ningún concepto y comer de manera equilibrada y sana.

¿Si como de más, el bebé será más grande?

Dudas comunes sobre el peso en el embarazo
Foto: Istock

Se decía antiguamente que una mujer embarazada tenía que comer por dos. Este comentario está totalmente obsoleto. Cierto es y hay una relación en que si comemos menos de lo que deberíamos sí que puede afectar al desarrollo del feto, pero si comes de más, el bebé no tiene por qué crecer más.

¿De dónde proviene el peso ganado?

Si cogemos como promedio en ganancia de peso 12,6 kg, éstos kilos se repartirían de la siguiente manera:

  • Volumen sanguíneo: 1,3 kg.
  • Pecho: 0,4 kg.
  • Útero: 1 kg.
  • Feto: 3,4 kg.
  • Placenta: 0,7 kg.
  • Líquido amniótico: 0,8 kg.
  • Grasa: 3,5 kg.
  • Líquido retenido: 1,5 kg (aunque puede llegar a los 4,5 kg).

Cuando se da a luz, una vez nace el bebé y sale la placenta y el líquido amniótico se “pierden” de golpe unos 5 kg. Luego, a medida que pasa el tiempo, especialmente si damos lactancia materna que quema muchas calorías y con un bebé y toda la actividad que ello conlleva, el peso va reduciéndose poco a poco. Para ello además hay que seguir comiendo bien y haciendo algo de ejercicio guiado una vez nos realizamos la valoración del suelo pélvico y pasada la cuarentena.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo