Desayuno

¿Embarazada? Así debe ser tu desayuno

Desayunar es importante, y más si estás embarazada. Aquí tienes las claves para empezar la mañana llena de energía.

desayuno embarazada

Levantarse con poco tiempo, saltar literalmente de la cama después de haber apagado varias veces el despertador, lavarse la cara o darse una ducha rápida, ponerse lo primero que aparezca en el armario, salir pitando al trabajo sin desayunar... ¿Te suena, verdad? ¿Es tu caso? No sería de extrañar, ya que más de la tercera parte de los adultos jóvenes en España no desayuna, y éste es un error grave, pues no en vano se dice que el desayuno es la comida más importante del día. Un error que si estás embarazada es mucho más grave tanto para ti como para tu bebé.

Y es que no hace falta que te levantes una hora antes para desayunar en condiciones. Basta con dedicarle 10 ó 15 minutos a ese momento para conseguir la energía suficiente con la que puedas no sólo afrontar la mañana (sobre todo si trabajas) sino el resto del día. ¿Por qué? Porque con un desayuno equilibrado tu bebé y tú obtendréis los nutrientes indispensables en vuestra dieta: la vitamina C y la folacina de la fruta, el calcio de la leche y la fibra de los cereales y panes integrales… ¿Te está sonando bien? Pues sigue leyendo para que te demos más trucos y más pistas para que tu desayuno sea el acertado, y además, se convierta en un momento perfecto con el que merezca más que la pena arrancar el día.

Ideas para empezar bien

Así, con la vista puesta en que tu desayuno sea la mejor forma de comenzar el día, hemos preparado las siguientes indicaciones:

  • Incluye alimentos con fibra: nos riven por ejemplo los cereales o los panes integrales.
  • Incluye siempre una porción de fruta. Elige la que más te guste, y sobre todo la que notes que te sienta bien a ti y a tu bebé. Es posible que alguna te provoque acidez de estómago. Si así fuera, evita comerla. 
  • Incluye una fuente de proteína: esto lo consigues con queso, yogur, leche, huevos o mantequilla de cacachuete.
  • Evita los pasteles y los cereales dulces. Esto no sólo debieras evitarlo a la hora del desayuno, sino a cualquier hora del día durante el embarazo, para no dejar que los kilos campen a sus anchas. Ya sabes que el sobrepeso es un enemigo no sólo de tu cuerpo sino que tampoco es un buen aliado para el buen desarrollo de tu bebé.

Si el problema es que los desayunos más tradicionales te aburren o no te apetecen del todo, la solución quizá pase por ser imaginativa: no hace falta tomar siempre lo mismo. Puedes probar algunas de estas ideas:

  • Gofres integrales con fresas. ¿No se te hace la boca agua?
  • Una porción de melón con queso. Siempre y cuando sea la temporada para encontrar esa fruta en el mercado, claro.
  • Las sobras de la cena envueltas en una tortia de maíz integral
  • Muesli con yogur, frutos secos y jarabe de arce

Fuente: ¡Ñami mami! Recetas para el embarazo. Ed. Granica

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO