Sanidad recomienda

La carne de caza no es buena para niños y embarazadas

Sanidad advierte a las embarazadas y niños menores de seis años que comer carne de caza puede afectar al desarrollo intelectual y ocasionar problemas renales, debido a los altos niveles de plomo que contiene.

La carne de caza no es buena para niños y embarazadas

Un informe del comité científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad advierte que “los niños menores de seis años, mujeres embarazadas y mujeres que planeen quedarse embarazadas no deberían consumir carne procedente de animales cazados con munición de plomo”. Al resto de adultos aconseja no comer más de una ración a la semana.

Aseguran que “los fragmentos de plomo no pueden eliminarse con total seguridad y que estos grupos de población son más sensibles a los efectos del plomo sobre la salud y la ingesta incluso de cantidades pequeñas puede ser perjudicial”. Porque “el plomo puede afectar principalmente al sistema nervioso central en desarrollo en los niños de corta edad cuando está presente en concentraciones inferiores a aquellas que pueden causar algún efecto adverso”.

Otros alimentos no recomendados para embarazadas y niños

En 2011 la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad desaconsejó comer atún, pez espada, cazón o marisco a mujeres embarazadas o que sospechan que pueden estarlo, las madres en periodo de lactancia y los niños menores de 3 años, debido a las grandes cantidades de mercurio y metales pesados que contienen.

Para los niños de entre 3 y 12 años, se recomienda limitar el consumo de estos grandes peces a a 50 gr/semana o 100gr/ 2 semanas, y no consumir ningún otro de los pescados de esta categoría en la misma semana.

Hay que controlar también el consumo de hortalizas, especialmente las de hoja ancha como las espinacas y las acelgas, ya que contienen nitrato, cuya presencia en la tierra se ha disparado por el uso intensivo de abonos. Las verduras lo absorben en grandes cantidades y el cuerpo humano los convierte en nitritos, que pueden provocar cianosis (la enfermedad del bebé azul). Además, el nitrato es un irritante gástrico.Por eso, se recomienda a los padres que no incluyan espinacas ni acelgas en los purés de los bebés menores de un año y, en caso de hacerlo, que no representen más de un 20%.

 

Etiquetas: alimentación en el embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS