¿Por qué es importante?

La importancia de la vitamina D durante el embarazo

Lo cierto es que la importancia de la vitamina D es mayor de lo que imaginamos, y en el momento del embarazo todavía más. Descubre aquí más información sobre su relevancia y los riesgos que pueden aparecer por tener un déficit de la misma.

embarazada
Fuente: iStock

Si llevar unos malos hábitos, como el sedentarismo o seguir una mala alimentación, influye negativamente a la hora de buscar un embarazo, la realidad es que tener alguna carencia nutricional durante la gestación también supone algunos riesgos. En este sentido, la vitamina D tiene mucho que decir.

La vitamina D es uno de los nutrientes más importantes para que nuestro organismo funcione correctamente y tengamos una buena salud. Como es entonces lógico, durante el embarazo su importancia es aún mayor. Incluso es relevante en el paso previo, pues tener un buen aporte de esta vitamina ayuda a la fertilidad, tanto en mujeres como en hombres.

¿Por qué es importante la vitamina D?

Una mujer que tenga una dieta con un buen aporte de este nutriente, tiene mayores probabilidades de quedarse embarazada. ¿Por qué? Según algunos estudios, se relaciona la vitamina D con la calidad del tejido ovárico y el endometrio, órganos que deben tener una buena salud para lograr la implantación del embrión.

Asimismo, la capacidad de reserva ovárica, así como la cantidad y calidad de los óvulos son mejores gracias a esta vitamina. Por el lado de los hombres, una deficiencia de la misma podría tener consecuencias negativas en el tejido testicular y la calidad espermática, tanto a nivel de movilidad como a nivel morfológico.

Riesgos del déficit de vitamina D

Como decimos, se trata de una vitamina beneficiosa en cualquier momento: para lograr el embarazo, durante el desarrollo del mismo, pero también una vez la mujer ha dado a luz. Si se presenta un déficit de la misma pueden aparecer problemas tanto en la embarazada como en el feto. Estos son los más comunes:

  • Antes de concebir, podría relacionarse una menor presencia de vitamina D con el Síndrome de Ovario Poliquístico, con una menor capacidad para ovular y con patologías como la endometriosis.
  • En la gestación, el momento más arriesgado, puede asociarse una falta de esta vitamina con un mayor riesgo de diabetes gestacional, retraso en el crecimiento intrauterino, alteración del desarrollo óseo del feto, preeclampsia, hipertensión gestacional e incluso parto prematuro. Asimismo, también se ha relacionado el bajo nivel de este nutriente con una mayor probabilidad de pasar por una cesárea y con la presencia de vaginosis bacteriana.
  • Después del parto, esta vitamina vuelve a adquirir importancia con la lactancia, esto se debe a que es un nutriente fundamental de la leche materna. Que el bebé se alimente con una leche con un buen aporte vitamínico tendrá beneficios para sistema óseo y prevendrá el riesgo de fracturas o raquitismo nutricional. Algunos de estos problemas pueden durar de por vida en el niño por lo que es esencial asegurarse de que los niveles de vitamina D son adecuados en la madre.

¿Dónde encontrar la vitamina D?

La vitamina D la sintetiza nuestro cuerpo mediante la exposición a la luz solar. Por eso no es perjudicial que la embarazada tome el sol si lo hace siguiendo algunas medidas de seguridad.

Por otro lado, como con la radiación solar no es suficiente, es importante que la embarazada consuma alimentos que de manera natural contengan tal vitamina. Algunos de ellos son los pescados grasos (como el salmón, el atún o la caballa), los hongos y las setas, y los huevos.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo