Nutrición en el embarazo

¿Las bebidas energéticas son adecuadas en el embarazo?

Las bebidas energéticas han pasado a convertirse en unas bebidas tremendamente populares y consumidas por muchos jóvenes (y no tan jóvenes), debido a su supuesto efecto estimulante, por su alto contenido en cafeína. Sin embargo, no se trataría de una opción tan recomendable durante la gestación.

Las bebidas energéticas son adecuadas en el embarazo
Foto: Istock

Una bebida energética consiste básicamente en cualquier bebida que contiene altos niveles de un ingrediente estimulante, generalmente suele ser la cafeína, además de azúcar y, a menudo, determinados suplementos, como podría ser el caso de vitaminas o carnitina, y que comúnmente suelen ser promocionados como un líquido capaz de mejorar tanto el rendimiento físico como el estado de alerta.

No deben ser confundidas con las bebidas deportivas, puesto que estas últimas son habitualmente utilizadas con la finalidad de reemplazar el agua y los electrolitos durante o después de la actividad física.

Además, también se diferencian de los refrescos en que estos no contienen cafeína, o contienen cantidades relativamente pequeñas de cafeína. Mientras que una de las características más habituales de las bebidas energéticas es su alta concentración en cafeína.

Lo cierto es que muchos nutricionistas han venido alertando acerca del consumo de este tipo de bebidas entre los más jóvenes, incluso en los niños, ya que es muy común que sean ampliamente promocionadas para su consumo entre la población joven, sobre todo en épocas de exámenes o incluso como forma de divertimento (pudiendo ser incluso mezcladas con bebidas alcohólicas, lo que puede llegar a convertirse en un auténtico riesgo para la salud).

Por todo ello, las bebidas energéticas tienden a ser consumidas por personas de todo el mundo debido a los supuestos beneficios que prometen, aunque se trataría de una opción originalmente poco recomendable durante el embarazo y la lactancia materna. Te explicamos por qué.

¿Es seguro tomar bebidas energéticas durante el embarazo?

La mayoría los fabricantes de bebidas energéticas publican en el etiquetado del producto, de forma totalmente voluntaria, una declaración de advertencia desalentando su consumo durante el embarazo y / o la lactancia materna.

Cuando se está embarazada, la placenta crecer en el interior del útero, suministrando al bebé alimentos y oxígeno a través del cordón umbilical. De esta manera, los distintos nutrientes provenientes de los alimentos que la futura mamá ingiere son finalmente transmitidos al bebé, lo que incluiría los ingredientes y compuestos que encontramos en las bebidas energéticas.

Por el momento, los expertos no conocen a ciencia cierta cuáles podrían ser los efectos de todos los ingredientes que encontramos en la composición de este tipo de bebidas, debido fundamentalmente a los distintos tipos que existen actualmente en el mercado.

No obstante, algunos estudios llevados a cabo en animales han encontrado una asociación negativa cuando se consumen bebidas energéticas con cierta regularidad. Podemos mencionar, por ejemplo, un estudio publicado en el año 2018, en el que se encontró que aquellos ratones preñados a los que se les había dado una pequeña cantidad de bebida energética cada día durante el embarazo, los ratones recién nacidos presentaban estrés oxidativo, lesión tisular y alteraciones del comportamiento (principalmente ansiedad).

Debido a ello, los especialistas concluyeron que el consumo de bebidas energéticas tanto durante el embarazo como en la lactancia tiene un impacto negativo en los recién nacidos, por lo que debería ser tratado como un problema de salud importante.

De hecho, no se aconseja el consumo de este tipo de bebidas durante la gestación, debido principalmente al alto contenido de cafeína y otros ingredientes (como la taurina) originalmente no recomendados para las mujeres embarazadas. 

Los ingredientes más problemáticos

Aunque los ingredientes que encontramos en este tipo de bebidas pueden variar ligeramente según el fabricante, muchas contienen una combinación de ingredientes con la finalidad de generar una mezcla que proporcione energía. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones nos encontramos con un problema evidente: es muy complicado determinar qué ingredientes podrían ocasionar síntomas adversos.

En cualquier caso, una de las principales preocupaciones de este tipo de bebidas, sobre todo en lo que respecta a su consumo durante la gestación, es la cantidad de cafeína, la cual no siempre puede ser determinada fácilmente.

Las bebidas energéticas tienen un alto contenido en azúcar
Foto: Istock

La cafeína se caracteriza por ser uno de los ingredientes principales de este tipo de bebidas, la cual es capaz de activar el sistema nervioso simpático. Demasiada cantidad puede elevar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, a la vez que afecta al sistema nervioso, causando insomnio, nerviosismo y ansiedad.

Dado que la evidencia respecto al consumo de cafeína durante el embarazo no es concluyente, la mayoría de expertos aconsejan limitar su ingestión, a 200 mg o menos (la cantidad de cafeína que podríamos encontrar en una taza de 250 ml).

El azúcar es otro de los ingredientes problemáticos, debido a que demasiada azúcar puede añadir un exceso de calorías originalmente poco saludables, aumentando el peso excesivo. En el caso de futuras mamás con diabetes gestacional, el problema puede ser mucho mayor, dado que necesitan limitar los azúcares simples y controlar su ingesta de carbohidratos.

La taurina es un aminoácido que apoya el desarrollo neurológico, además de regular las cantidades de minerales y agua presentes en la sangre. Y se trata de otro ingrediente común en este tipo de bebidas. Dado que tanto el cerebro como la retina del bebé no están completamente desarrollados al nacer, es común su inclusión, por ejemplo, en las leches de fórmula. No obstante, no se sabe cuáles serían los efectos de la taurina durante la gestación cuando se combina en la composición de las bebidas energéticas.

Por tanto, si acostumbrabas a tomar este tipo de bebidas antes del embarazo, lo ideal es evitarlas durante la gestación, sustituyéndolas por otras opciones muchísimo más seguras y adecuadas, sin cafeína y que ayuden a proporcionar la hidratación tan necesaria en esta etapa.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo