Comer bien en el embarazo

Las claves de la alimentación en el embarazo: qué comer

En el momento en que nos enteramos de la alegre noticia comienzan a surgirnos dudas: ¿qué debo comer? ¿cómo debe ser la dieta? ¿hay algo que evitar? Te contamos todas las claves de la alimentación que debes seguir. Toma nota y cuídate en esta bonita etapa.

Alimentación embarazada

¡Una dieta equilibrada! Cuando se espera un hijo se puede, y se debe, comer de todo, siempre que la alimentación sea variada y equilibrada.

La futura madre debe consumir cada día alimentos de todos los grupos en cantidades  correctas; debe tomar cereales, frutas, verduras y lácteos, y evitar el exceso de grasas animales.

La dieta mediterránea es la más equilibrada y recomendable para la alimentación durante el embarazo y, también, para el resto de personas.

¿Qué cosas no debe tomar?

  • Desde que se planea un embarazo, no se debe tomar ningún tipo de bebida alcohólica. La única dosis de la que hoy estamos seguros de que no tiene riesgo es cero alcohol.

  • También se deben evitar las comidas preparadas que contengan mucha grasa (hamburguesas y otros productos similares) y el hígado.

  • El hígado de los animales, y especialmente de los pescados, tiene un contenido muy alto de vitamina A, que cuando se ingiere en exceso incrementa el riesgo de alteraciones del desarrollo embrionario. Además, ciertos productos que se añaden a los piensos se acumulan en el hígado, por tanto, podrían pasar a la mujer embarazada. No obstante, como el efecto depende de la dosis, si la mujer embarazada ha tomado hígado algún día o un poco de paté, no debe alarmarse. Simplemente ha de evitar consumirlo con frecuencia, o no volver a consumirlo, si es posible.

  • También, la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) recomienda evitar el consumo de pez espada, tiburón, atún rojo y lucio por su contenido de mercurio.

  • No deben consumirse tampoco alimentos crudos por riesgo a contraer enfermedades como la Toxoplasmosis y la Listeriosis, evitando ingerir principalmente leche cruda, quesos sin pasteurizar, huevos crudos, productos de charcutería (patés), embutidos que no se han congelado, derivados del pescado crudo o poco cocinado como sushi, salmón ahumado o caviar.

  • Evitar comer caza de plomo, aunque se puede consumir muy levemente.

  • No consumir, en la medida de lo posible, productos que contengan cafeína. Se recomienda no sobrepasar los 300 mg diarios.

Si algún alimento importante le da asco, ¿podría sufrir una carencia grave?

Hoy día, existe tal variedad de alimentos que no es fácil tener una carencia. Es muy poco probable que una embarazada no pueda tomar ningún tipo de pescado o ningún tipo de lácteo, por ejemplo, y si no pudiera, existen productos alternativos de farmacia.

Las embarazadas que prescindan de algunos alimentos deben consultar con su ginecólogo para que les indique la forma de llevar una dieta equilibrada.

¿Está contraindicado el azúcar?

Salvo en las mujeres que son diabéticas, no está contraindicado, pero hay que tomarlo con moderación.

Los expertos recomiendan a las mujeres que antes de estar embarazadas no han seguido una dieta equilibrada, a las que no les gusta una serie de alimentos básicos, a las que tienen sobrepeso o están muy delgadas, a las diabéticas y a las que tienen otro problema relacionado con la alimentación, que antes de buscar un embarazo acudan a su médico para establecer una dieta adecuada e iniciarla al menos un mes antes de abandonar el anticonceptivo.

Sal, sí, pero yodada

  • Salvo que el médico lo prohíba, las embarazadas deben consumir sal con moderación. En cuanto al tipo de sal, es fundamental que sea yodada.
  • Muchas marcas no contienen yodo, por lo tanto, conviene cerciorarse de que en el paquete se indica que está yodada.
  • Así se puede prevenir una deficiencia de yodo, que, incluso si no es muy importante, puede tener consecuencias adversas para el desarrollo intelectual del futuro hijo.

Vídeo: ¿Hay alimentos prohibidos en el embarazo?

Consejos y consideraciones sobre la alimentación durante el embarazo. 

CONTINÚA LEYENDO