Alimentos saludables

Lo que no puedes comer durante el embarazo para no perjudicar a tu bebé

Más que productos cuyo consumo se debe cortar de raíz, que los hay, es importante recalcar que muchos productos básicos de la dieta mediterránea que sí puede tomar una mujer gestante no se deben ingerir si no se cocinan bien antes.

Alimentación en el embarazo
Alimentación en el embarazo (Foto: depositphotos)

Cuando salta de forma espontánea la conversación de los alimentos prohibidos a las mujeres embarazadas durante el proceso de gestación, el jamón es casi siempre el primero en aparecer. Curiosamente, y por eso es tan importante estar periódicamente informado de los cambios que se producen por nuevas evidencias científicas, esto ya no es del todo cierto, ya que estudios recientes concluyen que se puede tomar siempre y cuando tenga más de 18 meses de curación, o 24 en el caso del jamón ibérico. Es una buena noticia que mitiga un poco lo mal que se pasa sin estos otros alimentos o formas de cocinarlos que siguen estando totalmente desaconsejados para las mujeres embarazadas.

Lácteos no pasteurizados

Cualquier tipo de leche de origen animal cruda está prohibidísima, y por extensión los productos lácteos elaborados con este tipo de materia prima. Lo más sencillo es siempre buscar en el etiquetado de leches, quesos, yogures y demás derivados lácteos el término “leche pasteurizada”. Esa es la garantía de que puede tomarse, siempre y cuando no aparezca por ningún lado el de “leche cruda”, que puede ser portadora de bacterias que dan lugar a patologías tan peligrosas como listeria o la salmonella. Un detalle importante al respecto es que tampoco es suficiente con hervir la leche cruda.

Sushi

Si eres una fanática del sushi y demás cortes de pescado crudo de origen japonés, de los tartar, ceviches o de los carpaccios de marisco, por ejemplo, es hora de olvidarse por un tiempo de ellos. Es duro, lo sabemos, pero ni siquiera son aconsejables los pescados ahumados. El motivo es el mismo que con los lácteos: evitar contaminarse de bacterias muy peligrosas para la salud tanto de la mamá como del feto.

Carnes poco hechas

Ni que decir tiene que tampoco deben tomarse crudas, pero durante nueve meses tampoco deberá dejarse la carne, ya sea en casa o en un restaurante, poco hecha. Es necesario cocinarla bien para eliminar riesgos como el de la toxoplasmosis.

Huevos crudos

Puedes pensar que nadie toma los huevos crudos, pero es muy habitual en gastronomía, sobre todo entre los grandes chefs, incorporar yemas de huevo crudas a algunos de sus platos. Hay que fijarse bien en que las distintas preparaciones con huevo no lo lleven crudo. El huevo sin cocinar conlleva más riesgos para la salud, como es el caso de la salmonela, y es totalmente innecesario que una embarazada los asuma. 

Foie

Todo lo que sean patés, foies o derivados de este tipo de productos de origen animal están prohibidos en la dieta de una mujer gestante. Hay algunas excepciones pero para evitar despistes que puedan acabar en un gran disgusto y en un problema de salud, lo mejor es cortar por lo sano y no consumirlos.

Café

No es estrictamente un alimento porque no aporta nada positivo a la dieta, pero dado que es un producto que muchas personas necesitan consumir a diario, conviene incorporarlo en la lista de prohibidos durante el embarazo. En realidad, se puede tomar una cantidad mínima al día de café; en concreto, la OMS la establece en 300 miligramos diarios. Pero en todo caso, cuanto menos, mejor.

Además de esta lista, con las seis prohibiciones alimentarias más importantes durante los nueve meses de embarazo, es fundamental lavar siempre a conciencia todos los alimentos, en especial las frutas y verduras que se vayan a ingerir, ya sea en crudo o cocinadas. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}