Recetas deliciosas

Maneras de conseguir que tus hijos coman legumbres

Además de abrir la mirada hacia variedades distintas y no quedarse solo en garbanzos y lentejas, hay muchísimas alternativas para preparar estos ingredientes de una forma muy distinta a la que suelen comerlos la mayoría de los niños.

Garbanzos (Foto: Pexels)
Garbanzos (Foto: Pexels)

 Lentejas, garbanzos, judías, soja, guisantes, habitas… y la mayoría de ellas, con distintas variedades que nada tienen que ver las unas con las otras en cuanto a color, sabor y textura. El universo de las legumbres es amplísimo, todo un manjar para el paladar y un empujón para la salud en el buen camino porque son muy nutritivas. Así que, tanto por lo primero como por lo segundo, es muy recomendable que tengan un peso sobresaliente en la dieta de los niños.

Con las legumbres pasa algo muy curioso: que no suele haber término medio. A los peques (y a muchos adultos también) o les chiflan o no las pueden ni ver. Qué decir de las míticas lentejas con chorizo, uno de los platos por antonomasia de nuestra gastronomía tradicional, que levanta por igual pasiones y “odios”. O de los potajes, auténticos manjares por descubrir para muchas familias. 

Parece que solo los cocidos ponen de acuerdo a todo el personal, pero hay mucha vida para las legumbres más allá de este plato y estas seis ideas para conseguir que los peques las coman (más allá de los guisos de cuchara y de las ensaladas) es una demostración de ello. 

Hamburguesas

Ya te hemos hablado en otras ocasiones de las alternativas vegetales a las carnes de hamburguesa. La inmensa mayoría de ellas mezclan cereales (sobre todo, avena), verduras (remolacha, por ejemplo) y una cantidad mayoritaria de legumbres, sobre todo soja, guisantes y lentejas. Pero también las hay que mezclan carne con verduras y legumbres; es cuestión que des con aquellas que gusten en casa.

Cremas

En la red hay numerosas recetas de cremas elaboradas principalmente con legumbres. Y no hablamos solamente de cremas de guisantes, quizá la legumbre más habitual en puré; hay muchísimas alternativas que incluyen las legumbres clásicas de los hogares con niños.

Fajitas

Uno de los platos que más divierte a los niños puede incluir legumbres; de hecho, así ocurre en la cocina mexicana, donde los frijoles son un ingrediente clásico de este plato. Además, las fajitas caseras son una receta ideal para combinar legumbres con cereales como el arroz, una mezcla que nutritivamente es altamente recomendable.

Pasta

La pasta con legumbres es una de las grandes sorpresas para quienes la prueban por primera vez. Hacer una alternativa a la boloñesa de carne a base de setas y lentejas es la mejor idea del mundo para dar forma a una lasagna superoriginal, riquísima de sabor y muy nutritiva, por ejemplo. Y también lo son las lasagnas vegetales elaboradas a base de garbanzos y calabaza, una mezcla que te recomendamos probar.

Guarnición

Hay peques que suelen aceptar mejor aquellos ingredientes que les gustan menos en cantidades pequeñas, y en el caso de las legumbres esto es compatible con servirlas de acompañamiento. Variedades como los garbanzos se pueden hacer, por ejemplo, salteados con cebolla y hierbas o al horno con especies al gusto. Y en este último puedes preparar también unas alubias con salsa de tomate, similares a las clásicas del Reino Unido, que por mucho que te cueste reconocerlo, tienen su punto. Y ya sabes que la salsa de tomate es un valor seguro para los peques. 

Harina

Un truco genial para tomar tanto cereales como la avena como legumbres como los garbanzos es utilizar harina elaborada con este tipo de ingredientes. En vez de rebozar el pollo, el pescado o cualquier otro ingrediente con harina clásica, hazlo con una harina elaborada a base de legumbre. Es una de las formas en las que los peques comerán legumbres casi sin darse cuenta. 

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}