Vídeo de la semana

Alimentación en el embarazo

¿Puedo comer crepes embarazada o suponen algún riesgo?

Los antojos en el embarazo son algo de lo más habitual. Si estás embarazada y tienes ganas de dulce, quizá te preguntas si puedes consumir unas crepes en tu período de gestación. Descubre aquí si puedes hacerlo y los puntos en los que deberías fijarte para evitar cualquier riesgo para tu salud.

crepes
Fuente: Pexels

No hay quien lo ponga en duda, es evidente: la alimentación debe cuidarse siempre, pero durante el embarazo más aún. Tanto por la salud de la futura mamá como por la del pequeño que se desarrolla en su interior. Si estás embarazada quizá te has preguntado muchas veces por lo que puedes comer y lo que no, y es normal. ¿Quieres saber si puedes consumir crepes durante tu embarazo?

Si el cuidado de la dieta es algo evidente, como decíamos, lo que también es real son los antojos durante el periodo de gestación. Y esto es algo que puedes haber vivido ya, estar pasando por ello ahora o algo que le puedas preguntar a la mayoría de mujeres que ha pasado por un embarazo.

En muchas ocasiones aparece esa necesidad de querer consumir un alimento en concreto. Por ejemplo, algunas mujeres gestantes prefieren algo dulce, otras se decantan por el salado y otras, quizá, por el ácido o el picante. Bien, si en tu caso “te ha dado el antojo” y te preguntas por si puedes comerte unas crepes, la respuesta es sí, pero debes tener en cuenta algunas consideraciones sobre el consumo de dulces y sobre la elaboración de estos productos.

Precauciones para el consumo adecuado

crepes
Fuente: Pexels

Sí, puedes comer crepes, pero debes vigilar tu peso, ya que el principal problema de estos postres será el azúcar que contengan. Normalmente, de promedio se recomienda limitar la subida de peso a no más de 12 kilos en el embarazo. Esto es porque el exceso de azúcar no es bueno ni para el bebé ni para la madre, porque podría elevar el riesgo de tener complicaciones en la gestación y en el momento del parto.

Asimismo, algo que también debemos considerar es sí las crepes son artesanales, ya que el consumo de huevos crudos, poco cocidos o no frescos, puede suponer el riesgo de contraer salmonelosis. Por otro lado, hay que tener cuidado con ciertos productos lácteos fabricados a base de leche cruda por el riesgo de listeriosis y, por último, fijarnos en lavar bien las frutas en caso de consumirlas como acompañante, por la toxoplasmosis que puede transmitirse a través de estos alimentos.

En el caso de las crepes vendidas como producto industrial, en principio no tendrían por qué suponer un riesgo, desde el punto de vista de las infecciones, ni para tu salud, ni para la de tu bebé siempre que nos aseguremos de que se han tomado las precauciones necesarias en su elaboración. Ocurriría lo mismo en el caso de las mermeladas, ya que, más bien, la precaución estaría en tener una buena conservación en la nevera y en vigilar el tiempo que lleve el producto abierto.

¿Cuál es el verdadero problema entonces? Como ya apuntábamos, el riesgo está en el azúcar que contenga el dulce: un índice elevado puede ser malo para el bebé. Pero siempre que se lleve una alimentación equilibrada, es posible tener un antojo como este de vez en cuando.

Por ello, el resumen es que puedes comer crepes, pero siempre con moderación y de manera ocasional. Un buen consejo es mantener una vida activa realizando ejercicio regularmente e indicado para mujeres embarazadas. Por otra parte, en caso de tener alguna inquietud al respecto, no dudes en consultarlo con un médico especialista.

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo