Vídeo de la semana

Náuseas en el embarazo

Qué comer durante las náuseas matutinas

Aunque se conocen como 'náuseas matutinas', lo cierto es que pueden surgir en cualquier momento del día y que son más comunes de lo que se tiende a pensar. Saber qué comer en esos momentos es de gran ayuda, sobretodo si hablamos de disminuir sus síntomas.

Si bien es cierto que la idea de tener un bebé puede ser emocionante y el viaje está cargado de sentimientos únicos, la realidad es que muchas de las cosas que suceden en los nuevo meses de gestación no lo son tanto. Las náuseas matutinas, por ejemplo, pueden convertirse en un compañero indeseable que puede dejar a la futura mamá completamente agotada y con continua necesidad de lavarse los dientes.

Si te quedas embarazada, lo más probable es que en algún momento de la gestación experimentes estas ansias de vomitar. De acuerdo a las estadísticas, hasta un 80% de las mujeres las sufren.

De acuerdo a estas mismas estadísticas, la mayoría de los casos (cerca del 70%) ocurren entre la cuarta y la séptima semana de embarazo, cuando los niveles de la hormona gonadotropina coriónica -que, se sospecha, es una de las principales culpables-, se encuentra más elevada. No obstante, eso no impide que, posteriormente, muchas embarazadas continúen con náuseas, de forma que cerca de un 20% las sufren más allá de la semana 20 de embarazo.

Lo cierto es que existen muchas maneras de calmar los incómodos efectos de las náuseas matutinas, y una opción muy sencilla es encontrar aquellos alimentos que pueden serte de utilidad, a la vez que descubrir -y conocer- cuáles acabarán por empeorar el problema.

Jengibre

Como ha constatado algún que otro estudio, el jengibre contiene compuestos bioactivos útiles para mejorar los síntomas de las náuseas, al interactuar con el sistema nervioso central y el estómago.

En este sentido, algunos estudios han demostrado que comer jengibre puede ayudar a reducir las náuseas causadas por el mareo, la cirugía o la quimioterapia, y puede ser un tratamiento seguro -y efectivo- para las náuseas matutinas durante el embarazo.

Puedes consumirlo en forma de té o en galletas. Y también se encuentra disponible en forma de cápsulas.

Agua y otras bebidas

Cuando experimentas náuseas lo más posible es que no tengas ganas de comer nada en absoluto. Sin embargo, beber líquidos y mantenerte debidamente hidratada es muy útil, en especial cuando has tenido fiebre o has estado vomitando.

El agua se convierte en una de las principales -y excelentes- fuentes de hidratación, pero si has estado vomitando mucho, o incluso has sufrido algún episodio de diarrea, es posible que necesites reemplazar los electrolitos perdidos.

Algunas de las mejores bebidas en este sentido son:

  • Agua.
  • Soluciones de rehidratación oral.
  • Bebidas deportivas.
  • Jugos de frutas claros.
  • Agua de coco.

Además, se deben evitar las bebidas muy dulces, lácteas o con cafeína, ya que pueden llegar a empeorar las náuseas matutinas.

Galletitas saladas

Muchos expertos aconsejan a las embarazadas que sufren de náuseas matutinas tener en su mesita de noche un paquete de galletas, o de galletitas saladas. Estos alimentos secos son recomendables, de hecho, para cualquier persona que las sufra.

No está del todo claro el por qué las personas sí toleran los alimentos secos y simples cuando experimentan náuseas, pero sí se sabe que las galletitas saladas, las tostadas o los cereales se pueden convertir en una solución rápida para calmar el malestar causado por el estómago vacío. Además, no tienen un olor fuerte (que puede aumentar las ganas de vomitar), y requieren poca o ninguna preparación.

Por este motivo, lo ideal es tener al menos un paquete de estas galletitas en la mesita de noche por la mañana.

Caldos

Tanto si se presentan por la mañana como si no, los caldos y la sopa de pollo son remedios comunes para todo, desde los resfriados a los dolores de cabeza. Y, como ya te comentamos en su momento, los líquidos tienden a tolerarse mejor cuando tienes náuseas. Por este motivo, los caldos y las sopas pueden ser de utilidad.

Incluso si tienes ganas, es posible incluir verduras o pollo, lo que ayudará a aportar algo de energía al cuerpo. Eso sí, se aconseja que tanto los caldos como las sopas que tomes sean siempre caseros, ya que los que encontrarás en el supermercado a modo de sobres suelen contener muchísima sal.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo