Recomendaciones dietéticas durante el embarazo: todo lo que debes tener en cuenta

¿Qué debes tener en cuenta respecto a la alimentación durante el embarazo? ¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas que deberías seguir?

El aporte energético de las mujeres embarazadas debe aumentar a partir del segundo trimestre en el que puede requerirse una cantidad extra de energía de 340 Kcal, que en el tercer trimestre debería ser de 452 Kcal. La mayoría de las embarazadas necesitan realizar una ingesta diaria que oscile entre 2200 y las 2900 Kcal.

Alimentación en el embarazo
Foto: Istock

El aumento total en el embarazo debería estar en relación con el índice de masa corporal preconcepcional. De tal modo, que para valores de normopeso, la ganancia ponderal debería corresponderse con unos 9-13 Kg. Si, por el contrario, se partiera de sobrepeso u obesidad, esta ganancia debería ser mucho menor. 

A estas recomendaciones sobre la ingesta se añaden:

1. Realizar las comidas de manera tranquila, procurando comer de forma pausada y masticando bien los alimentos.

2. Realizar varias comidas al día; lo aconsejable es comer poca cantidad, pero con frecuencia. Se pueden realizar tres comidas principales, un desayuno variado, un almuerzo no muy abundante y una cena ligera, y realizar tres “medias comidas”, a media mañana, merienda de media tarde, y a última hora de la noche o si se levanta de madrugada.

3. En cuanto a la cantidad, no se debe hacer caso a aquella vieja recomendación popular de “comer por dos”: no se debe pasar hambre, pero tampoco comer de más.

4. Más importante aún que “cuánto se come” es “qué se come”. Por ello se debe escoger para la dieta alimentos y productos “vivos”, es decir, poco procesados o manipulados. Verduras, cereales integrales (hechos con harina integral), frutas, hortalizas, y como fuente principal de proteínas preferiblemente pescado azul, aunque se puede consumir carne. En definitiva, una dieta variada y equilibrada, de la que convine excluir cierto tipo de alimentos, que llamaremos “comestibles”, y comprenden todos los alimentos preparados, procesados, manufacturados o que han sido sometidos a fabricación industrial, no sólo porque puedan resultar o no dañinos, sino porque es preferible una alimentación lo más natural posible. 

5. Intentar cocinar de la forma más natural posible: vapor, salteados, papillotes, hervidos, y con prudencia asados y fritos bien hechos. 

6. Realizar un control del peso periódicamente. 

7. Conviene realizar un ejercicio físico durante todo el embarazo adaptado e individualizado en función de la intensidad, duración y frecuencia. A lo largo, de las sesiones de educación maternal se irán entrenando estas habilidades y aprendiendo tablas de ejercicios para realizar durante los procesos de embarazo, parto y postparto. 

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis en una enfermedad transmitida por el Toxoplasma gondii, protozoo parásito de distribución mundial que se transmite al ser humano de varios modos. Los gatos son el principal reservorio, pero también, hay otros huéspedes como son los roedores, cerdos, ganado vacuno, ovejas, cabras, aves de corral y otros pájaros que pueden transmitirla. La seroconversión en una persona con un buen sistema inmune no conlleva graves alteraciones clínicas, pero una transmisión congénita en el embarazo puede producir alteraciones importantes en el bebé. 

El riesgo de transmisión puede reducirse considerablemente si se cuece o asa suficientemente la carne y si el personal más expuesto mantiene una higiene escrupulosa. Hay que lavar cuidadosamente las hortalizas y las frutas antes de comerlas y lavarse bien las manos antes de comer y siempre que se haya tenido contactos con carne cruda, gatos o el suelo.

¿Qué es la listeriosis?

Consejos dietéticos en el embarazo
Foto: Istock

La listeriosis en otra enfermedad provocada por una bacteria llamada Listeria monocytogenes. La puerta de entrada es la vía oral y al igual que la toxoplasmosis, la infección durante el embarazo puede provocar graves alteraciones en el feto.

Por ello, además de llevar medidas básicas e higiénicas para la correcta preparación y almacenamiento de alimentos, se aconseja a las embarazadas evitar los productos de alto riesgo durante el embarazo: 

  • Salchichas, fiambres y embutidos, a menos que estén cocinados.
  • Quesos como feta, brie y camembert, queso azul o blanco, a menos que estén procesados con leche pasteurizada.
  • Patés para untar refrigerados.
  • El consumo de moluscos crudos, pescado crudo (tipo sushi, surimi, tarama…) y pescados ahumados (salmón, trucha…)
  • Leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que contengan este tipo de leche.

¿Ácido fólico? ¿Yodo? ¿O complejo multivitamínico?

Se recomienda la suplementación de ácido fólico (0,4 g/día) durante las primeras 12 semanas de embarazo para evitar defectos del tubo neural, así como yodo (0,2 g/día) durante toda la gestación en aquellas mujeres que no alcanzan las cantidades diarias recomendadas de ingesta de yodo con su dieta (3 raciones de leche y derivados lácteos y 2 g de sal yodada). 

Aunque la guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio del Ministerio de Sanidad, no recomienda la suplementación sistemática de preparados multivitamínicos, cada día existe mayor evidencia sobre la necesidad de este tipo de suplementación durante la gestación debida principalmente a los déficits de estas vitaminas y micronutrientes en el tipo de alimentación que actualmente tienen las embarazadas y a que los propios alimentos no contienen suficiente cantidad para cubrir las necesidades mínimas de ellos durante el embarazo.

Además, los nuevos estudios demuestran que la suplementación con ciertos complementos, como por ejemplo los ácidos grados omega 3 y omega 6 son fundamentales para el desarrollo por ejemplo de la capacidad neurológica del bebé. 

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo