Alimentos seguros para embarazadas y niños

Sanidad desaconseja el atún y el pez espada a embarazadas y niños

El atún y el pez espada deben erradicarse de la dieta de embarazadas, mujeres en fase de lactancia y niños menores de 3 años. Y los bebés menores de un año no deberían comer espinacas ni acelgas.

Mercurio en los grandes peces, cadmio en el marisco

Nada de atún, pez espada, cazón o marisco. Las mujeres embarazadas o que sospechan que pueden estarlo, las madres en periodo de lactancia y los niños menores de 3 años no deben comer estas especies debido a las grandes cantidades de mercurio y metales pesados que contienen.

Para los niños de entre 3 y 12 años, se recomienda limitar el consumo de estos grandes peces a a 50 gr/semana o 100gr/ 2 semanas, y no consumir ningún otro de los pescados de esta categoría en la misma semana.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha endurecido las recomendaciones sobre el consumo de estos alimentos por su elevado contenido en mercurio, en el caso de los grandes peces, y cadmio, presente en grandes dosis en el marisco.

Las grandes especies acumulan en sus tejidos grasos el mercurio que absorben de sus presas en su forma más tóxica (metilmercurio), que puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños pequeños.

El cadmio, presente en las vísceras y la cabeza del marisco, es otro metal pesado. Puede causar problemas en hígado y riñones. La ASEAN no ha insistido tanto en su peligrosidad porque su consumo es mucho menos habitual.

No hay que dejar de comer pescado

Hasta ahora, la AESAN recomendaba las mujeres embarazadas y que daban el pecho y los niños menores de tres años no consumieran más de 100 gramos a la semana de pez espada o cazón, y no más de dos raciones de atún.

El endurecimiento de sus recomendaciones no significa que no se deba comer pescado. Es más, la ASEAN recomienda a estos grupos “consumir una amplia variedad de pescados, evitando consumir las especies más contaminadas con mercurio”, ya que el pescado es un componente fundamental de una dieta saludable debido a la calidad de su proteína y su grasa, con aminoácidos esenciales, escasa cantidad de grasas saturadas y una importante proporción de ácidos grasos omega 3 y vitaminas A, D, E, B6 y B12.

Nitratos en acelgas y espinacas

El problema con las hortalizas, especialmente las de hoja ancha como las espinacas y las acelgas, es el nitrato, cuya presencia en la tierra se ha disparado por el uso intensivo de abonos. Las verduras lo absorben en grandes cantidades y el cuerpo humano los convierte en nitritos, que pueden provocar cianosis (la enfermedad del bebé azul). Además, el nitrato es un irritante gástrico.

La AESAN ha decidido recomendar por primera vez a los padres que no incluyan espinacas ni acelgas en los purés de los bebés menores de un año y, en caso de hacerlo, que no representen más de un 20%. Los pediatras ya daban estas recomendaciones a los padres en sus consultas.

 

Etiquetas: alimentación en el embarazo, alimentos prohibidos embarazo, cuidados del embarazo, dieta sana, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS