Alimentación en el embarazo

¿Se puede comer chocolate en el embarazo?

El chocolate es un alimento delicioso, que puede estar repleto de nutrientes interesantes y, además, ser una opción saludable siempre y cuando se escoja las versiones más puras y con menor contenido en azúcar. Sin embargo, debido a su contenido en cafeína, muchas embarazadas se preguntan si lo pueden consumir con tranquilidad durante la gestación.

¿Hay alguien a quien no le guste el chocolate? Lo cierto es que nos encontramos, posiblemente, ante uno de los alimentos más venerados de todos los tiempos, debido a su delicado sabor, aroma y textura. Además, también sorprende por su riqueza nutritiva, aunque es cierto que todo dependerá del tipo de chocolate que consumamos. Por ejemplo, no es lo mismo optar por chocolate con leche que por chocolate negro con un mínimo de 70 por ciento de cacao.

Lo cierto es que en la cocina se caracteriza por ser un ingrediente tremendamente versátil, de manera que combina a la perfección tanto en preparaciones dulces como saladas. Aunque es verdad que es inmensamente más popular en postres, donde puede ser añadido a infinidad de recetas en trozos, cremas, en forma de salsa o rayado. 

Pero también se trata de un alimento sobre el que existen una buena cantidad de mitos y creencias erróneas. El más habitual es que el chocolate causa o incide en la aparición de brotes de acné (algo que en realidad no es cierto).

Mientras que, a su vez, también suele decirse que no es una opción aconsejada durante el embarazo, algo que puede chocar directamente con esos momentos en los que la futura mamá, de repente y en mitad de la noche, siente un antojo muy intenso a un helado de chocolate con cacao puro.

¿Es seguro comer chocolate durante el embarazo?

Como manifiestan los expertos, el chocolate es un alimento perfectamente seguro para consumir durante el embarazo. Siempre y cuando, eso sí, se haga con moderación. No en vano, algún que otro estudio ha evidenciado que comer chocolate durante la gestación podría resultar beneficioso e incluso reducir el riesgo de preeclampsia, especialmente cuando se consumían cinco o más porciones de chocolate a la semana durante el tercer trimestre (el riesgo se reducía un 40 por ciento).

Evidentemente, esto no significa que la embarazada deba exagerar respecto al consumo regular de chocolate. No podemos olvidarnos que se caracteriza por ser un alimento con un porcentaje elevado en calorías, por lo que podría contribuir al aumento de peso no saludable, sobre todo si se combina con el consumo de otros alimentos igual de calóricos y la falta de actividad física.

Comiendo chocolate en el embarazo
Foto: Istock

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que el chocolate contiene cafeína. Durante el embarazo, se recomienda que las mujeres embarazadas mantengan su ingesta diaria de cafeína por debajo de los 200 miligramos (mg) por día.

Es cierto que un poco de chocolate no superará esta cantidad, pero sí es verdad que el chocolate negro contiene una cantidad mayor de cafeína que el chocolate negro. Es más, si a lo largo del día la embarazada tiende a tomarse una o dos tazas de café con leche, y luego le gusta comer algo de chocolate entre horas, es posible que al final del día haya acabado por superar el límite. 

Un consumo elevado de cafeína puede dar como resultado el nacimiento de bebés con bajo peso, mientras que, en cantidades muy elevadas, puede causar un aborto espontáneo

¿Cuánta cafeína hay realmente en el chocolate?

Si tenemos en cuenta que la cantidad máxima diaria recomendada de consumo de cafeína al día se encuentra en 200 mg (miligramos), y te encanta el chocolate, una buena idea es descubrir cuánta cantidad aproximada podemos encontrar en este alimento:

  • Barra de 50 gramos de chocolate con leche: alrededor de entre 25 a 27 mg de cafeína.
  • Barra de 50 gramos de chocolate negro (oscuro): alrededor de 50 mg de cafeína.

Por otro lado, es necesario tener en cuenta que el chocolate blanco no contiene cafeína, aunque no se trata de una opción nutricionalmente muy recomendada, debido fundamentalmente a su alto contenido en azúcares, y su nulo aporte nutritivo.

¿En qué momentos el chocolate no es tan adecuado durante el embarazo?

El hecho de que el chocolate, especialmente en su versión más saludable (el chocolate negro con un porcentaje de cacao mínimo del 70 por ciento y bajo en azúcar), sea una opción nutritiva interesante durante la gestación, no solo porque es un alimento permitido, sino porque proporciona interesantes nutrientes y también otros tantos beneficios, no significa que lo sea siempre.

De hecho, existen determinadas circunstancias en las que es mucho mejor omitirlo por completo, como, por ejemplo:

  • Se tienen problemas para controlar el nivel de azúcar en sangre con normalidad.
  • Se ha diagnosticado recientemente diabetes gestacional, conocida también bajo el nombre de diabetes mellitus gestacional, la cual generalmente se desarrolla entre las semanas 24 y 28 de embarazo, y aumenta el riesgo de que el bebé pueda también desarrollar diabetes, así como incrementar el riesgo de complicaciones tanto para la futura mamá como para el bebé durante el embarazo y también en el parto.
  • Se ha aumentado demasiado de peso, muy por encima del recomendado durante la gestación.

En estos casos, el consumo regular de chocolate no se recomienda, aún cuando se opte por versiones de chocolate oscuro con un mayor porcentaje de cacao. Lo más aconsejable siempre es consultar antes al médico.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo