Embarazo

¿Se puede evitar la listeriosis en el embarazo? Sí, te contamos cómo

La listeriosis es una de las afecciones más graves que puede sufrir la embarazada y está producida después de la infección con la bacteria ‘listeria’: ¿se puede evitar?

Recomendar (o, más bien, prohibir) a las embarazadas comer embutidos, quesos, verduras, hortalizas y frutas sin lavar o marisco no es por gusto. Es para evitar que contraigan una bacteria que podrían significar el final del embarazo o, incluso, condicionar para siempre el futuro del bebé, llegando incluso a producir su muerte.

listeriosis
Fuente: iStock

Una bacteria que puede provocar la conocida enfermedad de la listeriosis. Hay que tener más precauciones de las que podamos llegar a imaginar pues, de contraerla, las consecuencias serían nefastas cuanto menos.

¿Qué es la listeriosis?

“La listeriosis es una infección que se puede adquirir debido al consumo de alimentos contaminados por una bacteria llamada listeria monocitogenes”, argumenta a Ser Padres la doctora María de los Ángeles Librero Ruiz, ginecóloga en el Hospital Vithas Sevilla.

Se trata una bacteria que infecta de manera frecuente algunos tipos de alimentos: “Los más comunes son los productos cárnicos precocinados, la leche y los productos lácteos no pasteurizados y el marisco no cocido a altas temperaturas”, explica. Dice esto último porque, precisamente, la única manera de acabar con esa bacteria es precisamente las altas temperaturas.

Por eso, las embarazadas no pueden comer ningún tipo de carne cruda, y por cruda también entendemos cualquier tipo de embutido, ni el marisco fresco, ni siquiera el sushi o cualquier otra receta que pueda llevar pescado o carne cruda entre sus ingredientes.

La leche, la más desconocida

Aparte de los alimentos prohibidos en el embarazo que todos conocemos, merece especial atención el tema de la leche y, sobre todo, los productos lácteos derivados que no estén pasteurizados.

Entendemos por pasteurización al proceso por el que se pasa la leche por una temperatura superior a 80 grados durante un periodo corto de tiempo para posteriormente enfriar de manera rápida y, así, destruir esta y otras bacterias que pudieran encontrarse en ella. Además, es un proceso que respeta la composición y las cualidades de la leche sin alterar.

Toda la leche que compramos en el supermercado está pasteurizada, pues es un proceso de calidad obligatorio. Sin embargo, si tenéis la posibilidad de adquirir leche directamente del animal, no olvidéis de cocerla antes para pasteurizarla.

Lo mismo ocurre con los quesos pero, en este caso, es un poco más complicado: el proceso de pasteurización en los quesos también es obligatorio y, sin embargo, algunas clases de queso no lo permiten, por lo que se venden quesos hechos con leche sin pasteurizar.

La ingesta de un queso sin pasteurizar en el embarazo aumenta mucho el riesgo de sufrir listeriosis. Fue justo lo que le ocurrió a Fabiola Martínez, ex mujer de Bertín Osborne. Ella cree que comió un queso sin pasteurizar del que contrajo la listeriosis, provocándole un parto prematuro y secuelas cerebrales e irreversibles en su hijo Kike.

“La infección produce un cuadro pseudogripal, con síntomas inespecíficos y, en un porcentaje amplio, los síntomas son muy leves e inexistentes”, explica la doctora. Eso sí, afirma que puede haber gran repercusión fetal.

¿Se puede prevenir la listeriosis en el embarazo?

La respuesta es sí. La doctora explica a Ser Padres las recomendaciones que hacen desde el hospital a cualquier mujer embarazada:

  • Evitar leche cruda y quesos producidos con leche no pasteurizada (se pueden consumir quesos azules, si la etiqueta especifica este proceso)
  • Evitar carnes preparadas o enlatadas
  • Evitar las salchichas
  • Evitar los patés no enlatados
  • Evitar el pescado o marisco crudo o ahumado
  • Evitar las bolsas de ensalada listas para consumir y, si se consumen, habrá que lavarlas bien antes

En cuanto al pescado, marisco o carne argumenta que sí se puede consumir pero siempre que haya pasado antes por un proceso de cocinado.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo