Alimentación en el embarazo

¿Se pueden comer vieiras durante el embarazo?

Amadas y odiadas a partes iguales, las vieiras suelen ser un alimento muy valorado en algunas festividades populares, como por ejemplo Navidad. La pregunta es, ¿es una opción adecuada durante el embarazo?

Durante el embarazo, desde el principio, es normal que surjan muchísimas dudas relacionadas con algunos aspectos importantes, como podría ser el caso de la alimentación. Alimentos que antes se consumían con absoluta tranquilidad pueden acabar originando dudas. A lo que se le podría sumar, por ejemplo, la aparición de algunas molestias típicas, como podría ser el caso de las náuseas (matutinas o no).

En el caso de las vieiras, por ejemplo, nos encontramos ante uno de esos alimentos populares que se suelen disfrutar, sobre todo, en momentos puntuales del año, como podría ser el caso de la Navidad.

Se trata de un alimento que viene en muchos tamaños, desde las vieiras gigantes (tan populares en las barbacoas), hasta las diminutas vieiras que provienen de la bahía. Su carne blanca o rosada es tremendamente tierna, y su sabor refinado tiende a atraer incluso a los paladares más exigentes. Además, se suele consumir cruda o apenas cocida, lo que lleva nos lleva a la siguiente pregunta… ¿es una opción segura durante el embarazo? En caso de ser así, ¿qué precauciones se deberían mantener?

¿Son las vieiras seguras en el embarazo?

Generalmente, el consumo de mariscos se recomienda durante el embarazo debido a su aporte de proteínas y su bajo contenido en grasas. Eso sí, debido a la preocupación por el mercurio, es normal que surjan dudas relacionadas con su consumo.

En el caso de las vieiras, nos encontramos ante un alimento que es perfectamente seguro cuando se consume durante el embarazo. Siempre y cuando, claro está, estén completamente cocidas, hayan sido cuidadosamente seleccionadas y, sobre todo, sean consumidas con moderación.

Vieiras en el embarazo
Foto: Istock

Como ocurre con el cangrejo o la langosta, las vieiras son también una opción con un contenido bajo en mercurio.

Y, durante la gestación, es sumamente recomendable cocinarlas bien para garantizar que sean seguras para comer. Una precaución que se debe aplicar tanto a las vieiras frescas como a las congeladas, ya que solo de esta manera nos aseguramos de eliminar cualquier posible patógeno antes de su consumo.

¿Es una opción segura para el bebé?

Debido a su bajo contenido en mercurio, y siempre y cuando hayan sido bien cocidas, y se consuman en cantidades moderadas (sin excesos), las vieiras no son dañinas para el bebé en crecimiento.

Es más, los diferentes nutrientes que encontramos en ellas son muy beneficiosos tanto para la futura mamá como para el propio bebé. Por ejemplo, son una buena fuente de proteínas, además de minerales como el potasio, fósforo y hierro. Por otro lado, también contienen ácidos grasos omega 3 y vitamina B12.

Recordar que es recomendable comer mariscos tanto durante el embarazo como durante la lactancia, ya que su contenido nutricional puede ayudar al crecimiento y desarrollo del bebé. Siempre y cuando, como hemos visto, sean bien cocinados, no se consuman en exceso y se opte por mariscos con bajo contenido en mercurio.

¿Qué precauciones hay que mantener a la hora de consumir vieiras?

Frescura

Antes de consumir vieiras es de vital importancia verificar las fechas de caducidad. Y, además, fijarnos muy bien en el estado en el que se encuentre. Independientemente de que se encuentre dentro de fecha, debemos revisar su apariencia y su olor. Así, en caso de que huela mal o parezca “desagradable”, es preferible desecharla y no consumirla.

Las vieiras, cuando están crudas, tienden a tener un olor que recuerda al olor del mar, aunque en ocasiones pueden no tener ningún tipo de olor. Además, presentan una textura ligeramente húmeda y firme, con un color blanco o rosado.

Cocinarlas completamente

Este es uno de los consejos principales. Aún cuando antes del embarazo hayas disfrutado con seguridad de consumir vieiras crudas o poco cocidas, durante la gestación es conveniente abstenerse de ello.

Por lo que, deben ser siempre bien cocidas, cocinándolas a una temperatura interna de, al menos, 65 ºC. En caso de prepararlas en casa, bastará con cocinarlas un poco más para que sean del todo seguras para comer.

Cuidado con las porciones

Recordar que las cantidades seguras de pescados y mariscos, lo que también incluye las vieiras, durante el embarazo generalmente se limitan a 2 o 3 raciones por semana.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo