Vitaminas en el embarazo

Vitamina D: qué es, funciones, déficit y alimentos ricos

Aunque menos popular que otros nutrientes durante el embarazo, la vitamina D es igualmente fundamental, ya que se ha demostrado que niveles óptimos de esta vitamina ayudan a prevenir algunas complicaciones comunes.

Posiblemente sepas que la vitamina B9 -o ácido fólico- es fundamental durante el embarazo porque ayuda en la prevención de diferentes defectos congénitos del tubo neural, mientras que el hierro es imprescindible porque sus necesidades aumentan enormemente desde el comienzo de la gestación. Pero, ¿sabías que la vitamina D es otro nutriente importantísimo?. 

Se sabe que la vitamina D posee un papel importantísimo en el metabolismo de los huesos, gracias a que participa activamente en la regulación del equilibrio entre el calcio y el fosfato. Es producida naturalmente por nuestro cuerpo durante la exposición a la luz solar, aunque también podemos encontrarla en determinados alimentos, como por ejemplo es el caso de los pescados grasos, los huevos (en especial la yema de huevo) y en determinados alimentos fortificados o enriquecidos.

 

En algunas poblaciones, se ha encontrado que la deficiencia de vitamina D es sumamente común entre las mujeres embarazadas. Y esto puede aumentar el riesgo de sufrir algunas complicaciones durante la gestación, como por ejemplo podría ser el caso de preeclampsia, diabetes gestacional, parto prematuro y otras afecciones relacionadas.

Por tanto, en caso de encontrarse una deficiencia o un déficit de esta vitamina, la suplementación es imprescindible, pudiendo reducir el riesgo de preeclampsia, parto prematuro y bajo peso al nacer. No obstante, por el momento los estudios sobre los beneficios y los daños que podrían causar los suplementos de vitamina D únicamente durante la gestación son limitados.

¿Qué es la vitamina D y cuáles son sus funciones en el embarazo?

La vitamina D es tradicionalmente conocida como la “vitamina solar”, por la capacidad del cuerpo para poder sintetizarla a partir de su exposición a la luz solar. Posee numerosos beneficios para la salud de los huesos, el cerebro, el sistema  cardiovascular y metabólico, e incluso para las defensas. Y, además, es considerado como un nutriente crítico para disfrutar de un embarazo saludable.

Así, distintas investigaciones han mostrado que la vitamina D ayuda a la hora de reducir el riesgo de sufrir ciertas complicaciones durante el embarazo

¿Qué complicaciones del embarazo previene la vitamina D?

  • Preeclampsia. Es una complicación grave, que se estima ocurre aproximadamente entre en un 3 y un 6 por ciento de los embarazos. Se sabe que la deficiencia de esta vitamina puede aumentar el riesgo de sufrir esta complicación. Se caracteriza por presión arterial alta y presencia de proteínas en la orina.
  • Diabetes gestacional. Se trata de una diabetes mellitus estacional, que únicamente surge durante el embarazo (aunque hay mujeres que pueden continuar padeciéndola de por vida sino es tratada y controlada adecuadamente). La deficiencia de esta vitamina puede afectar al correcto equilibrio del azúcar en la sangre durante la gestación.
  • Cesárea. Un estudio mostró que las mujeres embarazadas con niveles deficientes de vitamina D tenían casi el doble de probabilidades de dar a luz por cesárea, debido fundamentalmente a complicaciones que acompañan a la presión arterial y a los desequilibrios de azúcar en la sangre.
  • Parto prematuro. El parto prematuro es considerada como una de las principales causas de mortalidad infantil. La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con esta complicación. Y un estudio reciente ha sugerido que niveles deficientes de esta vitamina aumentan la probabilidad de parto prematuro en un 40 por ciento. De forma similar, otro estudio encontró que aquellas mujeres que tuvieron niveles más elevados de vitamina D tenían un 60% menos de nacimientos prematuros.
  • Bajo peso al nacer. Se trata de otra complicación asociada a un déficit de esta vitamina. Y no solo con un bajo peso al nacer. También con una disminución de la longitud del bebé, y con una circunferencia de la cabeza más pequeña.

¿Cuánta vitamina D se debe tomar durante el embarazo?

Sin una exposición adecuada al sol, es necesaria la suplementación con vitamina D para obtener las cantidades adecuadas. En la actualidad las vitaminas prenatales suelen aportar alrededor de 400 UI de vitamina D.

Sin embargo, un reciente estudio encontró que las embarazadas que tomaban 4,000 UI de vitamina D diariamente tenían un mayor beneficio respecto a la prevención de complicaciones durante la gestación.

¿Qué alimentos aportan vitamina D?

Existen determinadas fuentes alimenticias que aportan cantidades interesantes de vitamina D, convirtiéndose así en opciones alimentarias especialmente útiles durante la gestación. Eso sí, en su gran mayoría son alimentos enriquecidos, lo que significa que han sido fortificados con esta vitamina.

  • Yema de huevo: 25 UI
  • Cereales fortificados: 40-50 UI
  • Leche de vaca enriquecida: 98 UI
  • Leche de soja enriquecida: 100 UI
  • Zumo de naranja enriquecido: 100 UI
  • Avena instantánea: 154 UI
  • Atún enlatado en aceite: 200 UI
  • Sardinas enlatadas: 231 UI
  • Caballa: 306 UI
  • Salmón enlatado: 530 UI
  • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharada): 1,360 UI
  • Arenques: 1,383 UI
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo