Lactancia materna

Extracción de calostro: el nuevo proyecto del Hospital de Torrejón para facilitar el inicio de la lactancia

El equipo de matronas y obstetras del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz ha puesto en marcha un proyecto de Extracción de Calostro para garantizar el correcto comienzo de la lactancia.

El Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz cuenta con el prestigioso programa de Embarazo y Parto Respetado. Este programa tiene como filosofía de trabajo una la atención personalizada e integral a la mujer gestante en todas las situaciones que puedan surgir durante la gestación.

Con esta forma de trabajar en mente, las matronas y obstetras han decidido sacar adelante un proyecto de Extracción de Calostro para garantizar el correcto comienzo de la lactancia materna en el caso de que exista alguna posibilidad de tener complicaciones tras el parto. Lo que significa que el programa está dirigido a aquellas embarazadas que, en las últimas semanas de gestación, puedan presentar indicios de que el inicio de la lactancia materna podrá ser más difícil o porque, por alguna patología, el bebé tenga probabilidades de tener hipoglucemia al nacer.

¿Cómo funciona el programa?

En marcha un proyecto de Extracción de Calostro en Torrejón
Fuente: iStock

Hasta el día de hoy, el programa cuenta con casi 30 futuras mamás que ya han participado en la extracción del  calostro. Gracias a esta extracción, han podido comenzar la lactancia sin ningún tipo de problema.

Eva Pérez, la supervisora de Enfermería del Bloque Materno-Infantil del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz, decía lo siguiente al departamento de comunicación del Hospital de Torrejón: “Tener una reserva de calostro extraído es una ventaja para los primeros días de los bebés y para la tranquilidad de las madres. Además aporta a las gestantes mucha confianza sobre su cuerpo y les ayuda a sentirse seguras respecto a la técnica de extracción”.

La Asociación Española de Pediatría señala que la lactancia materna está considerada como "el método de referencia para la alimentación y crianza del lactante y el niño pequeño”. Esto se debe a que, desde el punto de vista nutricional como emocional, la leche materna es el mejor alimento para el lactante.

A través de la lactancia se establece una relación de apego seguro con el bebé, esencial para que el niño se desarrolle de una forma independiente y segura. La lactancia es un momento único que sirve para interactuar y mostrar afecto al bebé. Por eso, la AEP recomienda establecer todos los condicionantes que hagan de esta experiencia un momento placentero y seguro.

¿Qué es el calostro?

Es probable que nunca hayas oído hablar de él, sin embargo tiene una gran importancia para un recién nacido. El calostro es el primer alimento que va a tener el bebé después de nacer, y es básicamente el precursor de la leche materna.

Este peculiar alimento, se encarga de proporcionar al niño todo lo que necesita durante los primeros días de vida. No existe nada mejor para sus primeras tomas. Y es que la subida de la leche es un proceso que se produce entre el segundo y el cuarto día después del nacimiento del pequeño. El calostro es un alimento inimitable que se empieza a fabricar a partir del quinto mes de gestación y todo para que, en el caso de que el futuro bebé naciese antes de lo previsto, pudiera disfrutar de él.

 

Beneficios del calostro para tu bebé

Aparte de ser el primer alimento que consumen los recién nacidos en su vida, el calostro aporta multitud de beneficios a los bebés. Unicef asegura que, aunque una madre tome la decisión de no amamantar a su hijo, es muy recomendable que no le prive de este alimento (el calostro) en un primer momento, sobre todo si el pequeño ha nacido de manera prematura.

Este líquido es rico en carbohidratos, lo que ayuda al bebé a evitar la ya mencionada hipoglucemia. Además de que también tiene un buen contenido en vitaminas, proteínas y minerales. También contiene inmunoglobulina A, la que protege la nariz, la garganta y las mucosas del bebé, por lo que le ayuda a prevenir la entrada de toda clase de bacterias y virus.

El calostro contiene también una serie de anticuerpos que protegen al recién nacido de posibles infecciones y enfermedades. Es por esto que para mucho es conocido como “la primera vacuna”. Aparte de estos beneficios que hemos mencionado con anterioridad, se trata de un alimento laxante, por lo que ayuda al bebé a expulsar el meconio (su primera excreción). Además, es muy fácil de digerir, por lo que es perfecto para el intestino de un recién nacido que aún está en proceso de desarrollo.  

 

Continúa leyendo