Salud dental y embarazo

La salud bucodental durante el embarazo

El embarazo es un periodo de múltiples cambios para el cuerpo de la mujer. Además de los cambios físicos más evidentes, existen alteraciones hormonales que afectan a la salud bucodental de las mujeres gestantes.

La salud bucodental durante el embarazo

Los expertos de salud bucodental siempre recopmiendan que se visite al dentista durante el embarazo para controlar que todo va correctamente.

En el caso de que surja cualquier complicación en la salud bucodental, con más motivo es necesario acudir al dentista para frenar el problema y evitar futuras enfermedades más graves.

Uno de los problemas más comunes durante este periodo es el de la inflamación de las encías o gingivitis gestacional. Durante el embarazo se produce un aumento de la circulación sanguínea en los tejidos del revestimiento oral. Esto provoca que las encías presenten un aspecto hinchado y enrojecido, siendo más propensas a sufrir enfermedades como la gingivitis. Esto no quiere decir que sea una enfermedad provocada por el embarazo si no que durante el transcurso de la gestación, debido a los cambios hormonales, las encías se sensibilizan y es más fácil que aparezcan.

Las náuseas y vómitos, tan asociadas al embarazo, también afectan a la salud dental de la futura mamá. Los ácidos estomacales continuos terminan por afectar tanto a las encías como al esmalte de los dientes. En algunos casos además las náuseas pueden provocar que la embarazada coja cierta aversión al olor y sabor de la pasta dental o del enjuague bucal, lo que puede terminar afectando a la higiene dental de la embarazada.

Durante el embarazo se aconseja llevar una cuidada alimentación con los nutrientes necesarios para garantizar el buen estado de la mamá y el bebé. También es importante para cuidar la salud bucodental. Se recomienda incluir en la dieta alimentos bajos en azúcares y con alto contenido en calcio, así se evitará la aparición de caries. El consumo de vitamina C ayudará a fortalecer las encías y recudir su sangrado.

Una buena alimentación junto con una correcta higiene dental será garantía para prevenir los problemas bucodentales. Realizar un correcto cepillado tras cada comida completado por el uso del hilo dental para evitar la acumulación de sarro y placa bacteriana en las encías.

En el primer periodo del embarazo, cuando son más comunes los vómitos, se recomienda recurrir al enjuague bucal para reducir así los efectos de los ácidos en encías y dientes.

Suele ocurrir que entre las embarazadas haya dudas sobre cuáles son los tratamientos permitidos durante los meses de gestación. Durante este periodo podrás realizar higienes bucales profesionales sin ningún problema así como cualquier tratamiento que no requiera radiografías. Esta prueba se recomienda evitar durante la gestación. Lo mismo ocurre con cualquier tratamiento de estética dental (blanqueamientos, carillas, injertos…) Todos estos tratamientos es mejor realizarlos una vez haya nacido el bebé.

En el caso de la ortodoncia, se puede continuar con el tratamiento durante los meses de embarazo, siempre que se mantenga una correcta higiene dental. Como comentábamos anteriormente, debido a la sensibilidad de las encías durante el embarazo es muy importante llevar una rutina de higiene dental muy estricta para que así no surjan complicaciones.

 

 

Es importante mantener un control de la salud bucodental desde que se conoce el embarazo. En la primera visita servirá para hacer una revisión completa del estado de la salud bucodental de la madre así como para realizar una limpieza y eliminar el posible sarro o placa bacteriana acumulada. Durante el transcurso del embarazo se recomienda repetir esta visita, al menos una vez por trimestre, para chequear que todo está bien o corregir cualquier posible complicación. 

Artículo elaborado por Darío Vieira, Director Médico de las Clínicas Propdental

CONTINÚA LEYENDO