Cloasma o melasma

Manchas en la cara de la embarazada o cloasma: ¿cómo tratarlo?

Si estás embarazada y te han salido unas manchitas en la cara, debes saber que no tienes por qué preocuparte. Es un trastorno no maligno que no afectará ni a tu salud ni a tu bebé. Eso sí, puede que tarde un tiempo en desaparecer. Descubre de qué se trata el cloasma gestacional y qué causas lo producen.

El embarazo produce muchos cambios en el cuerpo de la mujer. Y uno de los más comunes y conocidos es el “paño del embarazo”, el nombre coloquial que recibe el melasma o cloasma. Se trata de la aparición de manchas irregulares de color marrón por la cara de la mujer embarazada, aunque también pueden extenderse por la frente, los pómulos, el labio superior o incluso el cuello o los antebrazos. 

Es un trastorno benigno, puesto que no origina ningún problema para la salud ni de la madre, ni del bebé. Sin embargo, al aparecer en un lugar tan visible y ser bastante antiestético es algo que preocupa a la mayoría de mujeres gestantes: llega a afectar hasta el 70% de las mismas

Causas que producen cloasma gestacional

Por lo general, los motivos que producen la aparición del cloasma son de dos tipos: por razones hormonales y por genética

  • Como es normal, el embarazo lleva consigo una serie de cambios hormonales en el organismo de la madre que hacen que la concentración de melanina en algunas zonas del rostro sea mayor. La melanina es el pigmento que se encarga de determinar el color de la piel, el pelo y los ojos.
  • Por otra parte, las personas que ya de por sí tienen la piel oscura, son las que más se pueden ver afectadas por este problema, aunque pueda parecer lo contrario. Esto se debe a que ya están predispuestas a producir más melanina.
  • Asimismo, debemos considerar que la exposición al sol es un factor que también incluye y contribuye a la aparición de estas manchas. 

¿Cómo podemos prevenirlo?

Como contra la genética poco puede hacerse, lo recomendable es que la embarazada no se exponga tanto al sol. Y aunque la protección solar no elimina la posibilidad de padecerlo, sí que la reduce. Por eso, lo más aconsejable es reducir la exposición y proteger la piel tanto en verano, como en invierno, ya que los rayos  siguen incidiendo en nosotros. 

¿Cómo tratar las manchas?

Por desgracia, si el cloasma aparece es una condición que no se elimina con facilidad. Puede perdurar bastante tiempo, incluso después de haber dado a luz. De hecho, existe la posibilidad de que pueda seguir presente hasta que se acabe la lactancia materna, en el caso de las mujeres que den el pecho

Si ya han aparecido estas manchas faciales, hoy en día existen tratamientos que permiten eliminarlas o por lo menos, atenuarlas. Pero eso sí, como decimos, requiere de tiempo y dinero

Estos tratamientos suelen utilizar un láser y junto al uso de cremas especiales para tratar este trastorno, pueden dar un buen resultado. Algo importante es que este tipo de procedimientos debe hacerse siempre fuera del embarazo

Algunos de los tratamientos más conocidos son los siguientes: 

  • Peeling con alfahidroxiácidos (por ejemplo, ácido glicólico o el salicílico) en el caso de que sea un problema leve.
  • Si es más grave y las manchitas son más oscuras, se puede utilizar ácido tricloroacético, que sirve para de eliminar la capa de melanina de la epidermis.
  • Otras opciones, como ya comentábamos, son la dermoabrasión mecánica con radiobisturí, la timedcirugía o el láser

Por supuesto, algo que también está al alcance de todos es el tiempo y la paciencia como tratamiento. Aunque tarde, poco a poco se irá difuminando la intensidad y puede llegar a desaparecer completamente. No obstante, si persistiera, lo más recomendable es acudir a un dermatólogo

Continúa leyendo