Precauciones al correr embarazada

Correr durante el embarazo y el posparto: ¡resolvemos todas las dudas!

3 minutos

¿Qué puede suponer para la mujer correr antes y después de dar a luz? La directora de una delegación de MamiFit, expertos en deporte para las embarazadas y mujeres que han dado a luz, nos habla de lo que podemos y no podemos hacer.

También te puede interesar: El ejercicio en el embarazo previene la hipertensión
Correr embarazada

Hay diferentes tipos de  ejercicio físico durante el embarazo de los cuales podemos hablar. Pero nos vamos a centrar en el running, que trabaja el sistema cardiovascular.

Si corremos distancias largas se aceleran las pulsaciones, quemarás grasas por el trabajo aeróbico, trasbajarás un alto número de músculos del cuerpo y desarrollarás capacidad física y resistencia.

¿Se puede correr durante el embarazo?

Es un deporte que se puede practicar tanto al aire libre (en montaña o asfalto) como en interior (en una cinta corredora). Cuando corremos tonificamos los músculos de las piernas, como los gemelos o los cuádriceps.

Además, si acompañamos el movimiento, también podremos fortalecer los brazos – aunque esta actividad no destaca por ello en concreto- y la parte profunda del tronco (abdominales y lumbares), ya que tienen que actúan como fijador para que las piernas puedan moverse.

Eso sí, tenemos que realizarlo de forma correcta porque, de lo contrario, puede provocar un alto impacto en las rodillas, el suelo pélvico y el periné.

Running en el embarazo

Las opiniones sobre los beneficios de correr antes de dar a luz están muy divididas. Podemos encontrar a ginecólogos que dicen que “si siempre has corrido, lo puedes hacer sin prolema estando embarazada” y otros que opinan que “está prohibido hacer ningún tipo de ejercicio durante la gestación”.

Como profesionales del deporte especializado en la salud de la embarazada y el posparto, nuestra opinión es que al bebé no le ocurrirá nada si la mamá corre mientras está embarazada, siempre y cuando la intensidad sea moderada. Eso sí, las estructuras de sustentación de ésta se pueden ver muy dañadas.

El alto impacto que provoca esta actividad, unido al peso del bebé que se está gestando, puede perjudicar al bienestar de la madre, creando hiperpresión en el abdominal y el periné. Además, el suelo pélvico tiende "a aflojarse" y puede llegar a provocar que el canal vaginal se vea amenazado con prolapsos, incontinencia urinaria y hernia abdominal, debido a la diástasis, es decir, la separación entre los músculos del abdomen que dejan expuesto el tejido conjuntivo.

Correr tras dar a luz al bebé

Durante el posparto la situación no varia. Todas las estructuras ya mencionadas siguen estando débiles, poniendo en riesgo una posible lesión. Eso sí, ya no aguantamos el peso del bebé pero, haberlo hecho, desencadena que el suelo pélvico y los abdominales no trabajen adecuadamente. Estos grupos musculares, que tienen la función de controlar los esfínteres y sustentar las vísceras, están débiles después del parto.

Nuestra recomendación es que visites a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico en varias ocasiones. El experto te valorará e informará de cuál es el estado muscular y te dirá si estás preparada para asumir el impacto que conlleva el running.

Si inicias el ejercicio antes de tiempo corres el riesgo de sufrir incontinencia urinaria, prolapso o hernia abdominal.

Existen alternativas al running, si lo que deseas es hacer un ejercicio cardiovascular. Nadar moviliza muchos músculos de diferentes partes del cuerpo, y por lo tanto, tiene beneficios similares pero menor impacto. La máquina elíptica es sin duda la mejor opción de ejercicio completo para las embarazadas.

 

Jordina Massaguer es directora de MAMIfit Terrassa

Etiquetas: dar a luz, ejercicios fortalecer periné, embarazada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS