¿Cada gestación cuesta un diente?

Cuida tu boca si estás embarazada

Los cambios hormonales alteran las características de la saliva y esto aumenta el riesgo de padecer caries e infecciones de encía.

dientes_embarazo

Durante el embarazo hay que extremar la higiene bucal y vigilar mucho la salud de los dientes, porque los cambios hormonales alteran la producción y el pH de la saliva, lo que facilita la acumulación de sarro en las encías que aumenta el riesgo de caries y pérdida de piezas.

Los problemas más comunes en el embarazo

Gingivitis del embarazo

Es una alteración frecuente por los cambios que se dan en la saliva. Las encías aparecen inflamadas, enrojecidas, sensibles y con tendencia al sangrado cuando se mastica o se cepillan los dientes. También provoca mal aliento y un desagradable sabor de boca.

Si no se trata puede evolucionar en enfermedad periodontal, con lesión de los tejidos que unen el hueso al diente y riesgo de pérdida de piezas dentales. Además, las mujeres que la padecen tienen mayor riesgo de un parto prematuro o hijos con bajo peso al nacer.

Granuloma

A veces se produce un aumento localizado de la encía. Se puede extirpar, pero tiende a reproducirse hasta que termina la gestación.

Caries

Aunque no es cierto que cada embarazo cueste un diente ni que el feto obtiene el calcio que necesita para formarse de los dientes de su madre, en el embarazo aumenta el riesgo de caries por varios motivos: por la acumulación de sarro, porque se come más a menudo y después no siempre se cepillan los dientes y porque existe una mayor apetencia por los hidratos de carbono y los dulces.

Visita al dentista

Lo ideal es iniciar el embarazo con una boca sana. Conviene visitar al dentista antes de buscar el embarazo para realizarse un examen bucal y los tratamientos necesarios. Durante la gestación conviene hacer revisiones periódicas, al menos cada tres meses, y acudir a consulta en cuanto aparezca un problema.

La enfermedad gingival, por ejemplo, se controla mejor si se detecta y trata en sus primeros estadios. Si la madre tiene una caries o algún otro problema bucal, no conviene demorar el tratamiento (aunque lo ideal es hacerlo entre los cuarto y los ocho meses de gestación).

La anestesia local no es peligrosa para el bebé. Durante el primer trimestre debe evitarse la administración de fármacos porque se está formando el feto, pero después los odontólogos eligen siempre fármacos sin efectos secundarios para el él.

Cuidados

Para prevenir problemas hay que mantener una buena higiene oral, lo que implica cepillarse los dientes a conciencia y realizar limpiezas interdentales a diario para eliminar la placa entre los dientes y debajo de la línea de las encías.

Conviene utilizar una pasta de dientes con flúor para prevenir la formación de caries. Si se presentan náuseas con la pasta dental, el cepillado puede hacerse solo.

Etiquetas: embarazo, gestación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS