Con cera, cremas depilatorias, depilación laser…

Depilación: ¿Qué método escoger?

La depilación es una técnica que tiene como finalidad eliminar el molesto y antiestético vello de piernas, brazos, cara, axilas, hombros… Te contamos los diferentes métodos de depilación.

¿Cómo me depilo?

Existen muchos métodos de depilación, alguno de los cuales, como el afeitado y la cera, se han usado desde tiempos ancestrales. Pero también otros que ponen a nuestro servicio los últimos avances tecnológicos para dejar la piel sin rastro de vello. ¡Toma nota y elimina el vello de tu cuerpo!

Cremas depilatorias

  • Rápidas pero pueden irritar la piel. Tardan de 5 a 10 minutos en actuar, degradando el vello unos milímetros por debajo de la piel.
  • Pueden usarse en cualquier parte del cuerpo. El vello reaparece al cabo de tres o cuatro días.
  • En pieles sensibles pueden causar alergias o irritaciones, aunque casi todas las marcas especializadas cuentan ya con productos para este tipo de pieles.
  • Aun así, para prevenir problemas, conviene probar el producto unas 24 horas antes, en una pequeña zona donde la piel sea más fina, como la parte interior del codo y esperar a ver si se produce rechazo o irritación.
  • No se deben usar sobre la piel quemada por el sol ni exponerse a sus rayos inmediatamente después de su uso.

Depilación eléctrica

  • Las máquinas depilatorias arrancan el vello de raíz, son sencillas, rápidas y cómodas, y permiten depilarse en cualquier momento y lugar.
  • Su acción dura de 2 a 3 semanas. A no ser que lo indiquen específicamente, solo se deben utilizar en las piernas.
  • En ingles y axilas no deben usarse si no cuentan con un cabezal de corte (podrían pellizcar la piel) pero en este caso en lugar de arrancar el pelo, lo cortan.
  • Desde que salieron al mercado, en los años 80, su acción ha pasado de ser francamente dolorosa a un cosquilleo muy soportable.
  • Dependiendo de las marcas, estos aparatos incluyen cabezales más estrechos o mecanismos de arranque más separados, para zonas sensibles o con mucho vello; cabezales de corte para quien prefiera cortar en determinadas zonas; sistemas de frío que suavizan y calma la piel durante y después de la depilación.
  • Son caras al principio –entre 60 y 110 euros– pero, a la larga, se amortizan porque no requieren ninguna otra inversión.

Cuchilla

  • Rápido y barato, pero poco duradero.
  • La cuchilla se puede utilizar en cualquier momento.
  • El principal inconveniente es que el pelo tarda poco en reaparecer (de dos a tres días), ya que se corta a ras de piel.
  • Funciona muy bien en las axilas, donde el vello es especialmente rebelde y crece en varias direcciones. Se recomienda utilizarla en piernas, brazos y axilas. Solo ocasionalmente en las ingles y nunca en la cara.
  • El afeitado actúa como un peeling que elimina la capa de células muertas. Nunca se debe aplicar sobre la piel quemada por el sol, irritada, con granitos, alergia o heridas ni tomar el sol después del afeitado.

Ceras

1. Caliente

  • La cera es muy efectiva ya que el calor abre los poros y facilita la extracción del pelo. Se trata de un material sólido que se ablanda al calentarse y cuando se aplica sobre la piel y se enfría, se solidifica, atrapa el vello y lo extrae de raíz.
  • El pelo tarda alrededor de un mes en crecer, pierde fuerza y nace más débil. Se debe aplicar siempre en dirección del nacimiento del vello y, antes de tirar, hay que esperar a que se endurezca pero sin que se seque del todo.
  • Es importante dar un tirón seco –sin titubeos– en sentido contrario al nacimiento del pelo y mantener la tira de cera lo más cerca posible de la piel (si la levantamos, pueden producirse moratones).
  • No es recomendable para personas con insuficiencia venosa, varices, problemas de circulación o piel extremadamente fina.

2. Templada

  • Es más cara que la caliente pero más higiénica (no se reutiliza). Se calienta mucho menos que la tradicional porque es de baja combustión.
  • Resulta más fácil de usar y se vende en cartuchos dosificadores o en tarros para calentar en el microondas o al baño María.
  • Lo ideal es utilizarla cuando el vello tiene un mínimo de medio centímetro de longitud (salvo que el producto indique específicamente que está diseñado para capturar vello mucho más corto).

3. Fría

  • Se puede aplicar directamente en roll-on sobre la piel y después cubrir la cera con tiras de tela o papel.
  • Para retirarla se presiona bien y se arranca, como todas, en sentido contrario al crecimiento del vello y sin elevar las tiras.
  • Otra posibilidad son las bandas de plástico que llevan en su interior la cera y que debemos calentar, ligeramente con las manos, antes de aplicarlas sobre la piel, presionar, alisándolas bien, y tirar.
  • Independientemente del tipo de cera que se use, conviene preparar la piel unos días antes, cepillándola con un guante de crin y manteniéndola bien hidratada, y no aplicarla sobre zonas irritadas, quemadas enrojecidas o con granitos.

Métodos permanentes

Láser o luz pulsada

  • Son métodos que eliminan el vello de cualquier parte del cuerpo de forma duradera. Deben ser aplicados siempre por un médico especialista y de forma personalizada, después de analizar las características y necesidades de cada persona.
  • Utilizan la energía de la luz que penetra en el folículo piloso y se transforma en calor, consiguiendo una temperatura lo bastante alta para eliminar el bulbo piloso, sin dañar los tejidos circundantes.
  • Son métodos que, a pesar de conseguir la desaparición del vello de forma casi definitiva, requieren varias sesiones para lograr su objetivo.
  • El número de sesiones depende de cada persona y del tipo luz que se utilice. Deben espaciarse unas cuatro semanas y realizarse cuando el vello mida dos o tres milímetros. Estos métodos se pueden aplicar en cualquier parte del cuerpo, aunque no están indicados para la barba.
  • No son dolorosos, pero dependiendo del umbral de dolor de cada persona, pueden resultar más o menos molestos.
  • La fotodepilación está desaconsejada en personas fotosensibilizadas, en las que tienen lesiones malignas o sospechosas de serlo y en las mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia.
  • No se debe tomar el sol o rayos UVA ni utilizar autobronceadores de cuatro a seis semanas antes de empezar el tratamiento. Durante los 30 días siguientes no hay que arrancar el vello con cera, pinzas ni máquinas eléctricas.
  • Se pueden utilizar, eso sí, cuchillas o cremas depilatorias. Siempre que nos apliquen este tratamiento en cualquier parte del cuerpo, debemos utilizar unas gafas especiales –que nos tienen que facilitar en el centro– porque es peligroso para los ojos.


Asesor: Dr. Fernando Blanco, director médico del área de medicina estética, de Corporación Dermoestética.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS