Vídeo de la semana

Consejos para elegir

Dónde comprar un sujetador de lactancia

Además de preparar todo lo imprescindible para la canastilla del bebé, es importante que tengas en cuenta qué cosas van a ayudarte a ti como madre a llevar mejor el posparto. La ropa interior es un ejemplo de ello la cual, si tu deseo es dar el pecho a tu hijo cuando nazca, necesitas que cumpla determinadas características.

Sujetador de lactancia
Sujetador de lactancia (Foto: depositphotos)

Durante el embarazo, preparar todo lo relacionado con el bebé durante el embarazo es lo habitual. La bolsa que llevarás al hospital, los detalles de su habitación, su ropa, el carro, la silla del coche... Quieres que todo esté listo para cuando tu hijo nazca pero te olvidas de algo muy importante: lo que tú necesitas. Que quien vaya a nacer sea tu prioridad es lo normal pero no por ello debes perder de vista tus cuidados. Y aunque lo que realmente vas a requerir en los primeros días del recién nacido es descansar y estar con tu hijo, hay aspectos que pueden ayudarte a hacer todo algo más sencillo.

Por ejemplo, la ropa que vas a utilizar a partir de ahora. Y no nos referimos solo a las prendas holgadas que vas a querer lucir los primeros días por una cuestión de confort, sino a la ropa interior. Concretamente al sujetador porque, si vas a dar el pecho a tu hijo, una de las primeras cosas que tendrás que incluir en tu armario es un sujetador de lactancia.

No porque no puedas hacerlo con cualquiera de los que utilizabas hasta ahora, sino porque con este vas a ganar en comodidad porque no tendrás que levantarlo o quitártelo cada vez que el bebé tenga que alimentarse ya que con tan solo destapar la parte superior conseguirás dejar la zona de la areola y el pezón al descubierto. Esta es la única cualidad que distingue a un sujetador de lactancia de uno que no solo sea -el sistema de apertura delantero- pero es la primordial para que todo sea más fácil. 

Cómo elegirlo

A la hora de elegir un sujetador de lactancia, lo primero que debes tener en cuenta es lo mismo en lo que hay que fijarse cuando se va a comprar lencería: la talla. Parece de perogrullo, pero está más que demostrado que una gran mayoría de mujeres no lleva la correcta en su sujetador y esto puede derivar en problemas en el pecho y en la espalda.

Por tanto, tienes que comprobar que el sujetador no comprima tu pecho sino que lo recoja sin dejar huecos libres ni apretar demasiado para que la leche pueda fluir de manera natural y se eviten obstrucciones. 

Fíjate también en el material en el que están confeccionados y, sobre todo, que sean cómodos para ti. 

Una última recomendación es que vayas a por un modelo que no lleve aros, ya que pueden resultarte molestos en los primeros días tras el parto. 

A partir de aquí, con todos estos requisitos cumplidos, ya es únicamente el diseño y el precio los factores que pueden influenciarte en una otra decisión.

Dónde comprarlo

Encontrar sujetador de lactancia no es tarea complicada. Prácticamente todas las firmas de lencería tienen al menos un modelo en su colección e incluso cada vez más se va innovando en cuestión de diseño incorporando fórmulas con encaje, en diferentes colores, de distintas siluetas... prueba de ello son los que comercializan desde DIM, Hunkemoller, Black Limba, Promise, Gisela, Bravado, Chantelle y Triumph, por ejemplo, que son algunas de las marcas de ropa interior que trabajan cada vez más en esta dirección. 

También otras como Oysho y Women'Secret llevan ya tiempo con el foco puesto en esta pieza que facilita la tarea a las madres lactantes, del mismo modo que lo hacen otras tiendas como Kiabi, H&M o La Redoute que también incluyen en sus amplísimas colecciones de ropa, una pequeña partida de sujetadores de lactancia a un precio imbatible. 

Posibilidades, como ves, hay muchas, solo necesitas dar con la que mejor se adapte a tu presupuesto, gusto y necesidades, teniendo siempre en cuenta el confort que necesitas en este momento.

Continúa leyendo