Deporte y embarazo

Ejercicio durante el embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo puede ayudarte a controlar el peso y alivia los dolores de espalda y los problemas circulatorios. Sin embargo, algunos ejercicios están contraindicados en esta etapa.

Ejercicio durante el embarazo

El embarazo no es un buen momento para empezar a realizar ningún deporte. Las mujeres que ya están acostumbradas pueden seguir haciéndolo, siempre que su gestación sea normal y la actividad no exija grandes esfuerzos ni tenga riesgos de que la futura mamá se caiga o sufra algún traumatismo.

Consejos para hacer ejercicio

  • Hay que reducir la intensidad: no podemos sobrepasar los 110-120 latidos por minuto.
  • Debemos detenernos si sentimos síntomas de agotamiento (calambres, contracturas...) o dificultades para respirar, ya que podría faltarle oxígeno al bebé.
  • En el tercer trimestre es preferible no hacer deporte.
  • El ejercicio está completamente contraindicado si surgen complicaciones durante el embarazo.
  • El deporte de competición está totalmente desaconsejado.

Qué deportes practicar

  • Natación: es un ejercicio beneficioso durante el embarazo, excepto los estilos de braza y crol, que podrían causar dolor de espalda. Se puede nadar en el mar siempre que el agua esté limpia, templada y no haya grandes olas. En las playas repletas de personas en las que la gente juega a la pelota, la embarazada no está muy segura.
  • Gimnasia: si practicabas gimnasia con pesas antes del embarazo, puedes seguir haciéndolo en una gestación normal. Eso sí, las sesiones deben ser más cortas, menos intensas y con pesas mucho más ligeras.
  • Tenis: es un deporte poco conveniente. Se desaconseja a partir de la semana 20ª, o antes si surge alguna complicación. Nunca se debe competir ni intentar hacer bolas difíciles.
  • Esquí: la práctica del esquí también está contraindicada porque el riesgo de caídas es bastante alto y requiere esfuerzos bruscos e intensos.

¿Puedo hacer aeróbic?

Si practicabas aeróbic antes de estar embarazada, puedes continuar haciendo algunos de los ejercicios, pero sin pretender seguir el ritmo del grupo y tomando algunas precauciones:

  • Evita los saltos.
  • Controla las pulsaciones.
  • Descansa ante el menor síntoma de cansancio.
  • Consulta con el ginecólogo si te conviene o no realizar ciertos ejercicios a medida que aumente la tripa.

Una alternativa más suave es el aquayim ( gimnasia en el agua) porque los impactos y estiramientos se mitigan por la ausencia de gravedad que produce el agua.

¿Es malo correr?

Si estás acostumbrada a correr, puedes seguir haciéndolo siempre que tengas en cuenta que:

  • Hay que bajar la frecuencia y la velocidad. Además, debes detenerte ante los primeros indicios de fatiga.
  • Las zapatillas tienen que ser especiales para que el impacto del pie con el suelo no sea muy brusco.
  • El terreno no puede ser muy duro ni tener fuertes pendientes.

 

 

Etiquetas: deporte, ejercicio durante el embarazo, embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS