Deporte

El ejercicio de alta intensidad en el embarazo beneficia a la madre y al bebé

Maria Luisa Baena siguió practicando atletismo, natación y ejercicios de musculación con pesas durante el embarazo. Incluso corrió una media maratón.

ejercicio embarazo

Está claro que practicar deporte durante el embarazo ayuda a mantener la buena salud de la madre y el bebé pero, ¿qué pasa cuando el ejercicio es de alta intensidad? En medio de la fiebre del running, deportistas Amy Kiel, que corrió el maratón de Boston estando embarazada de 34 semanas, desatan la polémica.

Un equipo de científicos de la Universidad de Granada ha realizado un seguimiento médico exhaustivo de la deportista Maria Luisa Baena, quien tanto antes de quedarse embarazada como durante toda la gestación mantuvo un entrenamiento deportivo que incluyó disciplinas como atletismo, natación y ejercicios de musculación con pesas. María Luisa “se sometió semanalmente a rigurosos controles médicos para garantizar su buen estado de salud y el de su bebé, corrió una media maratón (21,097 kilómetros) y se sometió a varias pruebas de fondo, una de ellas de 10 kilómetros, incluso durante el tercer trimestre del embarazo”, explica Ángel Gutiérrez Sainz, uno de los autores del trabajo.

Normalizar el embarazo

Los resultados indican que la actividad física intensa no interfirió en la evolución normal del embarazo. “Su bebé nació a término, en la semana 40 de gestación, completamente sano, y hasta el último día María Luisa estuvo entrenando”. De hecho, el experto nos recuerda que el embarazo no es una enfermedad, y que hay que perder el miedo a moverse durante la gestación. “El ser humano es el único animal que reduce su actividad física durante el embarazo, por miedo a un parto prematuro o a problemas para el feto. Las leonas, por ejemplo, cazan hasta el último día. Tenemos que acabar con la creencia de que una mujer encinta está enferma, y normalizar la práctica deportiva durante la gestación”. 

De hecho, el ejercicio físico durante el embarazo no solo no está prohibido, sino que además es muy recomendado para garantizar la salud de la madre y el bebé. Obviamente, si no eres deportista de élite no vas a empezar a correr maratones justo al quedarte embarazada, pero es muy recomendable salir a caminar, o apuntarte a yoga o a natación. “Una mujer sana sin patologías previas no sólo puede, sino que debe hacer ejercicio hasta el final del embarazo, salvo que un médico le indique lo contrario. Lo que realmente es un problema es vivir un embarazo sedentario, pues puede condicionar negativamente el metabolismo del bebé, convirtiéndolo en obeso, y la salud de la madre, con enfermedades asociadas como la diabetes gestacional”, recuerda el investigador.

Fuente: Universidad de Granada

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS