Trucos de belleza para la embarazada

El pelo en el embarazo: ¿cómo tratarlo antes y después del parto?

Si estás embarazada y has notado que tu pelo ha cambiado, ¡tranquila! Es absolutamente normal. Te explicamos por qué y qué puedes hacer para cuidarlo antes y después del parto. Toma nota.

¿Llevas unas semanas embarazada y entre los cambios que has podido observar en tu cuerpo figura el que está experimentando tu pelo? ¿De repente lo notas más fuerte y más brillante o, por el contrario, más débil, más seco y con tendencia a romperse y caerse? ¡No te preocupes! Es algo absolutamente normal y corriente en las mujeres gestantes.

¿Quieres saber por qué? Obviamente, tal y como te has imaginado, las hormonas con las responsables de esos cambios. Pero hagamos un análisis más en profundidad. Según ha explicado a Ser Padres el doctor Pablo Naranjo, director médico de MC360, clínica especializada en salud capilar “en el embarazo el cabello cambia porque hay sustancias endógenas que influyen en el ciclo del folículo piloso”.

Así, mientras en el primer trimestre de la gestación, la acción de la progesterona suele generar un cabello un poco más debilitado, con menos brillo y que se cae con más facilidad, a partir del segundo trimestre, con el incremento de los estrógenos, mejora y se retarda la caída espontánea diaria del cabello, sostiene Naranjo. “Será sobretodo a partir del último trimestre de la gestación, con el incremento en los niveles de estriol, que es un tipo de estrógeno, cuando se evidencie de manera aún más clara dicha mejoría capilar”, apostilla el experto.
Ante tanto cambio, es evidente que durante el embarazo debes cuidar, y mucho, tu cabello. ¿Sabes cómo? Te damos algunas pautas. Toma nota.

¿Cómo cuidar el cabello durante el embarazo?

Según explica a esta publicación el doctor Pablo Naranjo, en términos generales “no se debe abusar de los acondicionadores ni utilizar tratamientos anti-caída ya que algunos de sus componentes podrían estar contraindicados durante el embarazo”.

En el caso de que los cambios que tu cabello esté experimentando no sean para bien –y se muestre más graso o más seco- el experto consultado aboga por usar un champú neutro para el primer problema y uno con efecto reparador para el segundo pudiéndose también aplicar tras el lavado una mascarilla hidratante.

Sea cual sea el estado de tu cabello, ten en cuenta que durante el embarazo puedes y debes llevar algunos hábitos saludables que tu pelo también sabrá agradecer. ¿Quieres ejemplos? Te los damos.

Dieta sana. Si llevas una dieta sana y tomas mucha fruta y verdura tu pelo crecerá más y estará más sano.
• Si tienes un cabello frágil, cuídalo evitando productos agresivos para el pelo y péinatelo con suavidad.
Evita usar secadores y planchas para el pelo. El calor directo sobre el cabello lo debilita y estropea las puntas. Si lo utilizas, intenta usar el secador con aire frío para dañar el pelo lo menos posible.
Procura no hacerte recogidos, trenzas ni coletas que ejerzan presión sobre el pelo. ¡Aumentará la caída de cabello!

¿Cómo protegerlo después del parto?

¿Y cuándo nazca el bebé? Obviamente el cuidado del cabello no se reduce a los meses del embarazo. Cuando des a luz, es importante que también lo mimes, incluso más, ya que es ahora cuando tiende a estar más débil.

Y es que según recuerda el doctor Naranjo, el "efluvio telogénico (caída difusa y reversoble del cabello) del postparto" es experimentado por aproximadamente el 45% de las madres. Y sobre todo a partir del segundo mes después del parto dado el déficit de ciertos oligoelementos y micronutrientes, la disminución del nivel de progesterona y el aumento de cortisol.

Alimentos anti caída

Si te estás preguntando cómo evitar dicha caída, que suele durar entre tres y seis meses, ten en cuenta que puedes hacerlo ingiriendo alimentos ricos en biotina, arginina, metionina, cistina, vitamina B6, Vitamina E, hierro, calcio, yodo y zinc. Si todo esto te suena a chino, ¡calma! Te lo explicamos.

La botina se encuentra en el arroz integral, en los cereales, el pescado, la yema de huevo y los frutos secos. La arginina, por su parte, se encuentra en la carne de aves, lácteos, pescados, semillas de girasol, nueces y avellanas. Mientras, la metionina se encuentra en carnes, pescados, huevos, cereales y semillas de sésamo; y la cistina en la carne de cerdo, la carne de ave, los lácteos, el brócoli, la avena y el germen de trigo. 

Falsos mitos del cabello en el embarazo y tras el parto

Si algunas de las cosas mencionadas anteriormente ya las habías escuchado, seguro que también han llegado a tus oídos algunos falsos mitos sobre el cabello y el embarazo. Uno de los más comunes es que cortarse el pelo en las primeras semanas del embarazo le ayudará a estar más fuerte después. Según recuerda el doctor Naranjo, "son mitos todos aquellos que establecen una consecuencia fisiológica o una relación directa entre el corte de pelo y el embarazo". 

En esta línea y preguntado sobre si es o no posible aplicar tratamientos de color, de alisado o de rizado en el cabello de las mujeres embarazadas, el experto nos aclara que nunca se ha evidenciado la aparición de efectos secundarios (abortos, nacimientos prematuros o malformaciones congénitas) relacionados con el uso de tintes para el pelo. Eso sí, los tratamientos de alisado permanente están desaconsejados porque tienen en su composición sustancias no recomendadas. Y el moldeado está también desaconsejado porque puede alterar la estructura del cabello.

Cuándo acudir a un especialista

Si pese a todos los cuidados que hayas tenido con tu pelo, pasa más de medio año después del parto y no vuelve a la normalidad, entonces sí es el momento de consultar tu problema a tu médico.

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

Continúa leyendo