¿Es perjudicial?

Embarazo y sol: ¿cuáles son los principales peligros?

Si estás en tu embarazo es normal que te surjan cientos y cientos de dudas. Y puede ser que esta vez te preguntes si tomar el sol es lo más adecuado para tu salud y la de tu futuro bebé. Lo cierto es que, aunque puedas exponerte a él, debes hacerlo con moderación. Mira aquí los principales riesgos que supone hacerlo y algunas precauciones que debes tomar.

embarazada
Fuente: iStock

Estás embarazada y, al igual que en otras tantas ocasiones, te aparece una nueva duda: “¿Puedo tomar el sol durante el embarazo?”. Puede ser que llegue el buen tiempo, que coincida con tus meses de gestación y no puedas evitar preguntarte si en tu estado exponerte a los rayos es arriesgado o beneficioso para ti y tu futuro bebé.

Realmente que el sol te acaricie la piel unos minutos no va a suponer un problema, pero siempre debes hacerlo con moderación y teniendo en cuenta algunos peligros que pueden surgir debido a ello. Veámoslos.

Sensibilidad en la piel

Aunque nunca hayas tenido la piel muy sensible, es probable que durante tu embarazo puedas tener algún tipo de reacción cutánea. Lo cierto es que es natural porque los cambios hormonales típicos de la gestación suelen afectar a la piel. Vigila si aun poniéndote la protección solar adecuada te aparecen granitos o alguna zona enrojecida, ya que entonces deberías evitar exponerte al sol.

 

Cloasma o melasma gestacional

Si tienes tendencia a tener manchas en la piel, ten especial cuidado porque las probabilidades de que aparezcan se multiplican en el embarazo. Además, un riesgo que también puede surgir es el de padecer cloasma o melasma, que produce un oscurecimiento de algunas partes de la piel. Es habitual que a las mujeres gestantes les aparezcan manchas en la frente, en la parte superior de la boca y en las mejillas.

Cáncer de piel

Por desgracia, es también uno de los posibles peligros que pueden darse. Y es que, las probabilidades de que los rayos del sol modifiquen el ADN y que este daño se convierta en cáncer pueden aumentar con la exposición solar. Pero esto es algo que debemos tener muy presentes estando o no embarazadas.

Déficit de ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina importante porque se encarga de que tu organismo produzca mucha más cantidad de sangre, además de que lo necesitas para que el embrión que se está gestando convierta sus células en órganos vitales.

El problema está en que, según varios estudios, hay una relación entre la exposición solar y la pérdida de ácido fólico. Esto es porque los rayos ultravioleta podrían generar una rotura en la cadena de tal ácido, lo que desemboca en un déficit. Algo que tendríamos que tener muy en consideración en los primeros trimestres de embarazo (ya que además es el período del inicio en el que una es menos consciente de los cambios de su cuerpo).

Cambios de la temperatura corporal

Que el cuerpo de la mujer alcance una temperatura muy elevada no va a ser beneficioso para el feto. De hecho, una gran elevación de forma constante puede estar ligada a malformación en la médula del futuro niño.

Por otro lado, si se experimentan cambios muy bruscos, pueden ocasionarte un resfriado o dolor de cabeza.

Precauciones para tomar el sol embarazada

embarazada
Fuente: iStock

Vistos los riesgos a los que podrías enfrentarte, si vas a tomar el sol, no olvides precauciones básicas como las siguientes:

  • Exponte un máximo de 10 o 15 minutos. Es el tiempo que establecen los expertos para que la piel sea capaz de sintetizar la vitamina D, la que ayuda a la fijación del calcio en los huesos.
  • Evita las horas de máxima incidencia de los rayos solares. Es decir, las horas centrales del día (de 11 a 16, sobre todo en verano). 
  • Utiliza protección solar con factor de protección alto, con especial cuidado en la cara. Puedes protegerte con un sombrero o gorra como recomendación.
  • Hidrátate a menudo, lo mejor es llevar una botella de agua y beber de vez en cuando.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo