Ejercicios en el agua

En forma con el aquagym

¿Quieres hacer ejercicio suave, divertido y que se realice en grupo? Pues nada mejor que el aquagym: una gimnasia acuática que se practica en la piscina con música.

En forma con el aquagym

El aquagym es una gimnasia parecida al aeróbic que se practica dentro del agua. Los movimientos son suaves y lentos, ya que hay que vencer la resistencia del agua.

Características del aquagym

  • Es un deporte armónico con un componente aeróbico que se practica con música, siguiendo un ritmo, en grupo y dirigidos por un monitor.
  • El cuerpo debe estar sumergido dentro del agua hasta el pecho o los hombros a una profundidad de entre 1,20 y 1,50 m.
  • El consumo de calorías es medio, al ser una actividad enfocada al trabajo de la fuerza y la flexibilidad. En una sesión normal de 45 minutos se consumen unas 200 calorías.
  • Como cualquier otro deporte, antes de empezar a practicarlo conviene consultar con el médico, sobre todo en caso de embarazo, diabetes, tensión alta, obesidad o lesiones musculares anteriores.
  • El agua no debe estar demasiado fría. En invierno, cuando el aquagym se practica en piscina cubierta, la temperatura debe oscilar entre los 28 y 30 grados. Esta temperatura nos ayuda a relajarnos y evita que cojamos frío. No es bueno que esté más caliente porque haría trabajar mucho al corazón.

Ventajas de la gimnasia en el agua

  • El agua minimiza el impacto de los saltos e impide hacer movimientos demasiado bruscos.
  • También disminuye el impacto en las articulaciones, los músculos y la columna vertebral. El riesgo de lesiones es muy bajo.
  • Tonifica los músculos (trabaja la fuerza) aunque de forma ligera. Así se fortalece la musculatura pero no se aumenta la masa muscular, es decir, no se saca molla.
  • Refuerza los huesos y ayuda a prevenir la osteoporosis.
  • Activa la circulación sanguínea y favorece la reeducación de la respiración y la postura.
  • Tiene un efecto muy relajante para los músculos, gracias al masaje que el agua ejerce sobre el cuerpo.
  • Dentro del agua, el peso corporal disminuye entre un 80 y un 90 por ciento, lo que facilita cualquier movimiento. Es recomendable para personas con unos kilos de más. Al estar dentro del agua pesan menos, se mueven con más facilidad y se sienten ágiles y flexibles.

¿En qué consiste la clase?

  • Para que el aquagym resulte eficaz conviene practicarlo tres veces a la semana.
  • Los grupos de aquagym no deben superar las 18 personas y se trabaja siempre con música.
  • Cada sesión dura unos 45 minutos más cinco o diez de calentamiento y cinco más de relajación.
  • La clase empieza con unos ejercicios de estiramiento que se pueden hacer fuera del agua y posteriormente un calentamiento específico, dentro del agua, con movimientos lentos y tranquilos.
  • Después se inicia el periodo aeróbico (de 15 a 20 minutos) en el que aumenta la frecuencia cardiaca. Se basa en saltos, desplazamientos y ejercicios para desarrollar la coordinación, el ritmo y la agilidad.
  • La sesión continúa con un periodo de 10 a 15 minutos en el que se trabaja la fuerza y la resistencia muscular y se utilizan elementos como mancuernas, tablas, rulos de goma, etc.
  • Por último, se vuelve a la calma con estiramientos y gimnasia de relajación.

Tres tipos de ejercicios a elegir

Los movimientos que se practican en el aquagym pueden ser:

  • De bajo impacto, cuando se realizan con el agua a la altura de los hombros. Siempre se mantiene al menos un pie apoyado en el suelo o se deslizan ambos sin perder el contacto.
  • Los denominados de alto impacto, a base de saltos en los que se pierde el contacto con el suelo y el cuerpo se proyecta hacia arriba.
  • Y sin impacto, cuando no se mantiene contacto con el suelo, el cuerpo está en suspensión (flotando) y el agua llega hasta la altura del cuello.


Asesora: Sandra López, licenciada en Educación Física

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS