Disfruta de tu sexualidad

Hacer el amor embarazada: dudas más frecuentes

Resolvemos aquellas preguntas que las mujeres gestantes se hacen a menudo con respecto al sexo durante los meses que dura el embarazo para que la incertidumbre no impida disfrutar de la sexualidad en plenitud.

Sexo en el embarazo
Sexo en el embarazo (Foto: iStock)

Cuando una afronta un embarazo, las dudas brotan de la cabeza en gran cantidad, y la necesidad de saber aumenta, pero no es fácil encontrar fuentes fiables, y el boca a boca no siempre ayuda a aplacar los nervios y disipar la incertidumbre, más bien todo lo contrario. 

La relación entre el sexo y el embarazo es un buen ejemplo de esto último. Hay verdades universales que tienen algo de cierto, pero otras no lo son tanto. Y para evitar que asimiles algo como cierto que en realidad no lo sea, hemos decidido sintetizar en unas líneas la solución correcta a las dudas más habituales que casi todas las mujeres embarazadas tienen sobre el sexo durante la gestación

El sexo con penetración hace daño al bebé

Todavía en pleno 2020 hay personas que creen que el sexo con penetración hace daño al bebé, sobre todo en posturas donde esta puede ser mayor. Nada más lejos de la realidad. El sexo es incluso recomendable durante el embarazo, salvo prescripción médica en caso de embarazo de riesgo por ejemplo, porque ayuda a la madre a liberar endorfinas y a preparar el canal uterino para el parto. El bebé está completamente a salvo durante el coito así que disfruta del sexo al 100%.

El coito duele durante el embarazo

Otra creencia que no es cierto, salvo que exista algún motivo concreto para que duela, que puede ser por un motivo ajeno al embarazo. Durante la gestación, la mujer tiene un riesgo sanguíneo mayor en la zona genital, lo cual aumenta el placer al estar más sensible de lo habitual, de ahí que se haya mujeres que disfruten tanto con el sexo, sobre todo durante el segundo trimestre. En cambio, si hay molestias derivadas del embarazo o en la fase final del embarazo la mujer está incómoda, puede que disminuya el deseo sexual, pero no tiene por qué ser a causa del dolor.

Posturas más recomendables

El objetivo durante el sexo para que sea totalmente placentero y no conlleve riesgos para la salud de la mamá es evitar la presión abdominal. Por lo tanto, la mujer debe marcar en qué posturas, dentro de las que no provocan dicha presión en su tripa, se encuentra más cómoda. Con una comunicación fluida y natural todo irá como la seda.

Los orgasmos son contraproducentes

No es así, aunque muchas mujeres temen que al contraerse el útero se puede provocar una reacción negativa, pero la realidad es que nadie se pone de parto por un orgasmo salvo que esté en fechas para dar a luz y este ayude a estimular el proceso, lo cual es hasta positivo.

Hay casos en los que el sexo durante el embarazo está contraindicado

Sí los hay, y en todo caso será el ginecólogo que lleve el embarazo el que se lo indique a la embarazada si el suyo es uno de esos casos. Suele darse esta excepción en caso de que el embarazo sea de riesgo por motivos variados, como por ejemplo la placenta previa o la amenaza de parto prematuro, y también en la fase final de un parto múltiple.

Se debe parar si…

Efectivamente, al cuerpo hay que escucharle atentamente siempre. Y durante un embarazo no puede ser menos. Por eso, si sientes dolores, molestias, calambres o incluso contracciones, para. Y desiste también ante cualquier atisbo de sangre o líquido amniótico. Y no olvides que si simplemente no estás cómoda con el sexo con penetración, hay muchas formas alternativas de disfrutar de la sexualidad.

Continúa leyendo