Ejercicio embarazadas

Las embarazadas redujeron su actividad física un 30% durante el confinamiento

Está claro que la COVID-19 ha cambiado nuestra forma de ver la vida. En concreto, en el confinamiento, todos cambiamos nuestros hábitos: un nuevo estudio asegura que las embarazadas redujeron un 30% su actividad física durante la cuarentena (pese a la importancia de mantenerla).

Ejercicio embarazada
iStock

La situación sanitaria que hemos y estamos viviendo ha trastocado la vida de todos. Hay pequeños detalles en los que, quizá, no hayamos podido reflexionar hasta ahora, pero durante el confinamiento nuestros hábitos diarios cambiaron radicalmente. Esto se reflejó en un aumento de la ingesta de alimentos menos saludables, pero, especialmente, en la reducción “radical” de la actividad física.

Un estudio realizado por investigadores de Medicina y Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia y de la Universidad italiana de Catania refleja una reducción del 30% en la actividad física y de un 60% en el tiempo dedicado a caminar en mujeres embarazadas españolas. El informe, denominado “Análisis del impacto del confinamiento por COVID-19 en la alimentación, el estilo de vida y el bienestar psicológico de las embarazadas españolas: una encuesta transversal basada en Internet”, ha llegado a la conclusión principal de que la situación vivida ha llevado a una disminución significativa de su calidad de vida relacionada con la salud.

Entre los efectos causados por el confinamiento debido a la COVID-19, los más acusados son la reducción de ejercicio y el aumento de horas sentadas derivados de las restricciones de movilidad. Pero no es lo único, pues también se han mostrado altos niveles de estrés causados por el miedo al contagio, especialmente en los centros sanitarios. 

El estudio se realizó mediante un cuestionario online entre el 18 y 30 de mayo, cuando se cumplían dos meses desde que se decretase el Estado de Alarma. Participaron 90 mujeres embarazadas que se encontraban en el segundo o tercer trimestre de su embarazo, y que tuvieron que contestar a preguntas que pretendían comparar sus hábitos alimentarios, actividad física y sedentarismo antes y durante el confinamiento, con el objetivo de detectar cambios en el estilo y la calidad de vida.

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista 'Journal of Environmental Research and Public Health', y reflejan que los causantes de esta disminución del ejercicio físico fueron la falta de espacio, la fatiga por el embarazo o considerar que el ejercicio físico no era una prioridad en su estado.

Según señala Gemma Biviá, profesora del Departamento de Fisioterapia de la CEU UCH, "el sedentarismo y la falta de ejercicio son perjudiciales para cualquier persona, pero especialmente en el caso de las mujeres embarazadas, para las que se recomienda la realización de al menos 150 minutos de ejercicio moderado a lo largo de la semana. De media, el ejercicio de las embarazadas participantes pasó de 94 minutos semanales antes de la pandemia a 68 minutos durante el confinamiento, en ambos casos por debajo de los niveles recomendados". Caminar suele ser la actividad física más habitual entre las embarazadas, pero los datos reflejan un descenso del 60%.

La falta de actividad física durante la gestación provoca efectos nocivos en la calidad de vida de la embarazada y del feto, como dolores, molestias, malestar, fatiga, falta de energía, movilidad, etc. Pero no es lo único, pues también puede afectar a la salud mental, derivando en ansiedad, estrés, depresión, mal humor o irritabilidad.

Además, el 54,2% de las participantes no pudo continuar o iniciar su preparación para el parto, mientras que solo el 24,4% de las encuestadas participó en clases online.

Es muy importante que las mujeres embarazadas se mantengan activas hasta la etapa final de la gestación para evitar consecuencias nada deseables como aumento excesivo de peso o enfermedades cardio-metabólicas, incontinencia urinaria, osteoporosis... Así que, ¡hay que mantenerse en forma! 

La nota positiva del estudio tiene relación con la alimentación de las encuestadas, un factor muy importante y altamente condicionado por la situación de estrés, pero que apenas sufrió alteraciones en los patrones alimentarios, pues pudieron seguir con su dieta. Y tú, ¿cómo lo has vivido?

Elena Canorea

Elena Canorea

Soy periodista y me encanta crear mundos con palabras. Creo que la lectura y la imaginación son el mejor modo de descubrir nuevas realidades, y viajar, la mejor forma de vivirlas . Mi otra gran pasión es el cine, y como decían en el Club de los poetas muertos: “Me he subido a mi mesa para recordarme que siempre hay que mirar las cosas de un modo diferente”. ¡Pensemos sin fronteras!

Continúa leyendo