Los cambios del embarazo

El embarazo no es una enfermedad

6 minutos

Hablamos con el matrón Alejandro Ojeda sobre que el embarazo es una etapa fisiológico en la vida de la mujer, a la que hay que vigilar pero no compadecer por vivir ese proceso.

También te puede interesar: Cambios en la mujer, mes a mes
embarazo

El embarazo es una etapa de la vida de una mujer que da lugar a muchos cambios, tanto psicológicos como corporales. Normalmente todos estos cambios se producen de forma fisiológica, y aunque la sociedad, tienda a percibirlos como algo negativo en muchas ocasiones, encendiendo la voz de alarma y dando la sensación de peligro constante. Nada más lejos de la realidad: la mujer está preparada para todos estos cambios, que solo responden a la normalidad de un proceso innato al cuerpo femenino. Básicamente sucede por tres razones principales: el correcto desarrollo del bebé intraútero, el momento del parto y una maternidad satisfactoria.

Aunque a veces es difícil aceptar todos los síntomas que se producen durante el embarazo, sobre todo cuando estos son molestos o afectan a la vida diaria, es mucho más fácil y llevadero lidiar con ellos si sabes que todo responde a una finalidad positiva, si se comprende que el embarazo no es ni mucho menos una enfermedad, una etapa patológica en la vida de la mujer, a la que hay que vigilar y compadecer por vivir ese proceso.

En la sociedad actual, por suerte tenemos medios y remedios para prevenir y tratar casi todos los problemas que puedan surgir durante la gestación. La ciencia ha avanzado, y cada vez, son menos los casos patológicos que se escapan del control sanitario. Sin embargo, esto también nos ha llevado a una percepción negativa y un tanto miedosa de un proceso que debería ser maravilloso, una excesiva paternalización de las mujeres embarazadas, que muchas veces se sienten a merced de un sistema que las atiborra a pruebas y que prácticamente no cuenta con su opinión. La información que reciben es en general escasa, y en la mayoría de las ocasiones, centrada en los posibles peligros y patologías. A todo es hay que sumarle "las historias de terror" que se escuchan de otras mamás, de otros partos y embarazos, hacen mella en la mente de las futuras mamás. Todo lo que te cuentan acaba por afectarte ya que se guarda en tu subconsciente.

En demasiadas ocasiones me da la impresión de que las mujeres, debido al miedo inculcado, una vez que llega el embarazo se dejan llevar, hasta el punto de que pareciera que su cuerpo y su proceso ya no son suyos, olvidando la responsabilidad y el placer de ser las dueñas de su gestación. Es importante aumentar la conciencia social de ese empoderamiento necesario, hay que informar, hay que leer, hay que comparar opiniones, buscar apoyos, y decidir. Si, también decidir. No todo vale. Cuando os quedáis embarazadas vuestro cuerpo no pasa a ser parte del personal sanitario, cuando vais de  parto tenéis derecho a saber qué os hacen y por qué. Y la responsabilidad es tanto de los profesionales que acompañan durante el proceso (que cada vez más, lo saben y así lo asumen), como vuestra, que sois parte activa y primordial de vuestra propia maternidad.

Preparación de la mente ante el embarazo

Las expectativas que se tienen sobre algo, influyen de una manera directa en la forma que se vivenciará. El cuerpo y la mente no son dos organismos separados, forman un conjunto que afecta el uno en el otro de forma constante, y esto está estudiado desde hace mucho. Por eso, y aunque sea importante todo el control de la patología que pueda ocurrir, considero igual de importante la preparación mental, con un enfoque positivo de lo que nos vamos a encontrar durante todo el proceso del embarazo, parto y puerperio, y el porqué de estos. Es importante saber cómo aceptarlos, y cómo manejar nuestros pensamientos y emociones ante lo que pueda llegar.

Tu estado emocional es el caldo de cultivo de tu bebé

Eso sin contar lo importante que es para el desarrollo fetal el estado emocional de la madre, caldo de cultivo donde crecerá el bebé e influirá totalmente en qué genes se expresarán y para qué, favoreciendo o evitando futuras enfermedades, todo esto estudiado cada vez más por una ciencia llamada epigenética.

Tu corazón está preparado para latir, tus pulmones para respirar, porque son procesos fisiológicos. Tu cuerpo está preparado para gestar y parir…¡ Porque también es un proceso fisiológico más! Aunque para ello necesite realizar numerosos cambios en tí, eso lo hace aún más impresionante.

 La acidez de estómago, o si alguna vez tienes alguna pérdida de orina durante el embarazo, son señales de que produces progesterona y relaxina, hormonas que facilitan el desarrollo de tu bebé, y más tarde permiten durante el parto mayor movilidad pélvica para facilitar la salida del este. Si te encuentras más cansada, es ¡porque tu cuerpo te está pidiendo que enfoques tus energías en el desarrollo fetal, o que descanses cara al parto! Si tienes menos ganas de socializar, o estás menos empática,  es porque tu cerebro se modifica para que después puedas centrarte en el bebé, y que lo entiendas mejor. Si tus pechos crecen y las areolas se ponen más grandes y oscuras… son para que el bebé las pueda ver cuando esté sobre tí. ¿No es increíble? Todo tu cuerpo preparándose para que seas la mejor madre del mundo.

Mamá, ¡tú y tu cuerpo sois perfectos!

Por eso creo que es muy importante decir: Mamá, ¡tú y tu cuerpo sois perfectos!

Todos esos cambios que se producen en ti te hacen increíble, y solo son la muestra del inmenso poder que tienes como mujer. Tienes el poder de crear en ti la vida. Tienes el poder de llevarla dentro hasta que está preparada para salir. Tienes el poder de conseguir que nazca de tu interior, y después alimentar a esa nueva vida, nutricional y emocionalmente. No eres más débil, eres más fuerte que nunca.

¿Entiendes lo increíblemente poderosa y mágica que eres? ¿Comprendes por qué esos cambios te hacen tan especial?

Disfruta esta etapa todo lo que puedas, empápate de cada segundo, y si, puedes mirar al resto de la gente por encima del hombro y no al revés. Porque lo estás haciendo.

Realiza actividades que te motiven, comparte tu alegría, con otras embarazadas o con la gente que te quiere.

Alejandro Ojeda

Busca profesionales que te acompañen, somos muchos los que trabajamos para hacer tu embarazo y tu proceso más felices. En la sanidad pública y de forma independiente, como yo. Tu matrona está ahí para transitar este camino a tu lado. En asociaciones como ACOI (Asociación de Comadronas Independientes), puedes encontrar actividades y apoyo cerca de ti.

Pero sobre todo, sé feliz y disfruta de tu embarazo.

Escrito por Alejandro Ojeda, comadrón. Descubre su página en Facebook.

Etiquetas: bebé, cambios embarazo, embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS