Conócete y explórate

Masturbación femenina: mitos más extendidos sobre la masturbación y por qué a veces tenemos reparo

3 minutos

¿Cómo perder el miedo a masturbarse? A través de la masturbación aprendemos a conocer mejor nuestro cuerpo, a aceptarnos y a expresar nuestra erótica.

También te puede interesar: Gases vaginales al hacer el amor: qué los produce y cómo prevenirlos
Masturbación femenina: mitos más extendidos sobre la masturbación y por qué a veces tenemos reparo

Estos son los tres principios en los que se centra la educación sexual, por lo que debemos tratar de no tener miedo a esta práctica. A continuación, te cuento cuáles son los mitos más extendidos sobre la masturbación y por qué a veces tenemos reparo en realizarla.

1. Es perjudicial para la salud

A lo largo del tiempo se han extendido algunas creencias como que causa acné, que aumenta el crecimiento del vello corporal, que repercute en la forma de nuestro cuerpo… Todo esto no es cierto. La verdad es que todo tipo de práctica sexual, incluida la masturbación, favorece nuestra salud fortaleciendo nuestro sistema inmunitario, aliviando el estrés y aumentando nuestra esperanza de vida. ¡Todo son ventajas!

2. Las parejas no se masturban

Tanto las personas solteras como las que están en pareja, se masturban. No hay nada malo en esto. Puede ser que algún día no nos apetezca mantener relaciones o que uno de los dos miembros no esté dispuesto, así que esta es una excelente alternativa. Además, también podéis enseñarle al otro cómo os gusta tocaros, para que aprendan a hacerlo. Es una estupenda forma de ganar intimidad y confianza dentro de la relación.

3. Miedo a tocarse o hacerse daño

Si no has dado el paso para comenzar a explorar tu cuerpo, es momento de que lo hagas si así lo quieres. Puedes comenzar cogiendo un espejo para observar la zona de tus genitales. Es cierto que para los hombres esta parte es mucho más accesible, ya que tienen que tocarla cada vez que van al baño, haciendo más fácil su masturbación, pero las mujeres también debemos acabar con esta creencia.

Comienza observando tu cuerpo, conociéndolo. La mejor forma de dar el primer paso es con tus manos, después de haberlas lavado, acaricia tu cuerpo y deja que la excitación vaya en aumento, poco a poco. A medida que te encuentres excitada, tus manos se dirigirán a tus genitales y, en concreto, al clítoris. Explora esta zona con delicadeza para ver qué caricias te gustan más. No hay nada malo en probarlo, todo está en nuestra cabeza. Seguro que te llevas una sorpresa.

4. Disminuye el deseo sexual

Esto no es cierto. La verdad es que cuantas más relaciones sexuales o prácticas eróticas realizamos, más ganas tenemos de ellas. Así que este no debe ser un inconveniente para masturbarte. Si un día lo haces, y luego no te apetece estar con tu pareja, intentadlo al día siguiente. El deseo sexual puede variar, pero no depende de la masturbación.

5. La masturbación depende de la edad

Nuestros cuerpos permanecen con nosotros toda nuestra vida, así que no tenemos por qué tener una edad mejor para disfrutar de ellos. Podemos hacerlo siempre que nos apetezca. La sexualidad existe a lo largo de toda la vida, solo va cambiando dependiendo de la etapa en la que nos encontremos.


6. Los hombres tienen necesidad, las mujeres no

Todos tenemos necesidad. Como comenté antes, los hombres tienen un acceso más fácil a los genitales, desde muy pequeños. Las mujeres no, incluso cruzamos las piernas como si tuviéramos que mantenerlos escondidos. Esta mentalidad poco a poco va cambiando. Puede haber mujeres con más deseo erótico que hombres, y al revés, pero nunca se debe generalizar.

En resumen, es bueno conocer nuestro cuerpo, aprender a quererlo y disfrutar de él. Va a ser nuestro compañero de viaje a lo largo de las diferentes etapas así que es muy importante que te lleves bien con él. No siempre tendrás los mismos deseos, no siempre te apetecerán las mismas prácticas sexuales, pero siempre que te apetezca masturbarte o acariciar tu cuerpo, eres libre de llevarlo a cabo. Todos somos seres sexuados, así que miedos, creencias o tabúes deben quedar a un lado para poder disfrutar de forma plena de nuestra erótica.

raquel graña

Raquel Graña, psicóloga, coach educativa y sexóloga con web: Íntimas conexiones

Etiquetas: sexo bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS