Dismorfofobia

La actriz Olivia Munn reconoce sufrir un trastorno con su imagen corporal por el embarazo: ¿qué implica?

La dismorfia corporal, un trastorno relacionado con la percepción que una persona tiene de su propia imagen física, se puede dar durante el embarazo.

Hace unos días, la actriz Olivia Munn, famosa por aparecer en series de éxito como The Newsroom, se sinceró en un capítulo de “Pop Culture Spotlight With Jessica Shaw”, donde acudió junto con su compañera de reparto en Violet, Justine Bateman, acerca de sus emociones y sentimientos durante los primeros meses de su embarazo, del que informó el pasado mes de septiembre.

A sus 41 años, Munn está esperando su primer hijo junto al cómico John Mulaney -una de sus exparejas es el actor español Álex González-, expresó en dicho programa que se siente muy presionada por cómo ve su cuerpo con los cambios del embarazo. Dijo, entre otras cosas, que una amiga le recomendó fijarse en la modelo Rosie Huntington-Whiteley -pareja del actor Jason Statham, con el que espera su segundo hijo- y que ese fue el primer paso “para sentirme como si no estuviese llevando bien la maternidad”, explicó, porque "Rosie es estupenda y me encanta Rosie, pero a eso me refiero, no tengo el cuerpo de Rosie Huntington-Whiteley en absoluto”. Por ello, cuenta Olivia Munn que empezó a sentir que algo no estaba haciendo bien: “Como si no verme chic y genial y sin ningún esfuerzo, significase que estoy fallando. Eso significa que ya no estoy haciendo las cosas bien", concluyó.

Siempre es de agradecer que una mujer cuyo impacto público es importante comparta sus experiencias personales con la maternidad porque puede ayudar a muchas otras mujeres anónimas que padecen lo mismo que ella. Nuestro deber como medio especializado es ser altavoz de estos testimonios que siempre suman, y en este caso concreto del de Olivia Munn nos ha permitido detenernos en una cuestión concreta que cualquier mujer puede padecer durante el embarazo: la dismorfia corporal. 

Dismorfia corporal, ¿qué es?

Este trastorno, también llamado dismorfofobia, está relacionado con la percepción que una persona tiene de su propia imagen corporal, y uno de los factores que puede desencadenarlo o agravarlo es el embarazo, una etapa en la que el cuerpo experimenta multitud de cambios físicos.

Desde Saba, firma especializada en higiene y salud de la mujer, explican que la dismorfia corporal implica que “En algunos casos, estas personas se sienten acomplejadas por algún defecto físico que, aún existiendo, se magnifica de forma desmesurada” y, “En otros casos, estas personas tienen una percepción errónea de su físico y, por ejemplo, se ven gordas o incluso obesas sin serlo”. En cualquier caso, añaden, “el resultado es siempre el mismo: la persona que padece el trastorno se siente insatisfecha y avergonzada con su imagen física”.

Señales de alerta

Las señales de que una persona puede estar sufriendo un trastorno con su imagen corporal, ya sea durante el embarazo o no, son similares en todos los casos, si bien se diferencian en función de la gravedad del problema de salud mental. “Examinarse en el espejo continuamente, arreglarse excesivamente, o compararse con otras personas u ocultar esas partes del cuerpo con las que no se siente bien emocionalmente y percibe como negativas” son tres síntomas que apunta el equipo de Saba, a lo que desde la Oficina para la Salud de la Mujer, OWH por sus siglas en inglés (es un organismo norteamericano), añaden algunos síntomas más que aparecen sobre todo en casos graves: “evitar asistir a eventos sociales formados por muchas personas, autolesiones generadas por esta insatisfacción con su imagen corporal que luego justifiquen una operación estética y poder supuestamente superar esa percepción errónea y empleo de una gran cantidad de tiempo dedicado al tema corporal sobre el que cree tener un problema y no encontrar solución”.

Evidentemente, no todas las mujeres que sufren un trastorno con su imagen corporal durante el embarazo presentan los síntomas descritos porque, como decíamos anteriormente, depende de diversos factores, entre ellos la gravedad o el nivel de desarrollo del problema. Pero es interesante conocer la lista completa para ser conscientes de la importancia de actuar en caso de que seamos capaces de autodetectarnos que podemos estar padeciendo un trastorno mental así y, sobre todo, de hacerlo en caso de que alguien cercano esté sufriendo por un problema de salud mental como este, tanto si está embarazada como si no lo está, ya que la dismorfia corporal puede presentarse en cualquier momento vital

Es esencial ser conscientes de que el entorno juega un papel decisivo cuando alguien cercano presenta síntomas de padecer un trastorno de índole mental. Igual que puede ser parte causante del problema también puede y debe tener un papel decisivo en ponerle solución, acompañando en todo momento a la persona que lo sufre, recomendándole que transmita a su médico lo que le ocurre y se ponga, en caso de que sea necesario (suele serlo en la mayoría de ocasiones), en manos de un psicólogo. 

Continúa leyendo