Vídeo de la semana

Patrocinado

Pieles sensibles: cómo tratarlas

Si notas que tu piel está tirante o te salen rojeces con facilidad es probable que tengas un tipo de piel que se conoce como piel sensible.

Cuando una mujer se queda embarazada comienza a vivir experiencias nuevas que acompañan el crecimiento de su bebé, unos son agradables como escuchar el latido del corazón de su pequeño o sus pataditas, y otras no son tan agradables como el cambio de la piel debido a las hormonas y al crecimiento y estiramiento al que esta se ve sometida durante los 9 meses de gestación.

La piel se ve sometida a mucho estrés y probablemente sea una de las preocupaciones (e incomodidades) estéticas que más preocupan a las embarazadas pero, relax, todo tiene solución.

La piel intolerante es muy común tal y como afirman los expertos de Tu piel y tú, suelen presentarse con sensación de tirantez, picor e incluso las rojeces son comunes. Además este tipo de pieles suelen reaccionar ante los cambios bruscos de temperatura, la contaminación, determinados tejidos como la lana y, más comúnmente, con aquellos tejidos no naturales. Cuando además juntamos los cambios hormonales típicos del embarazo podemos encontrarnos con bastante incomodidad y no muchas maneras de calmarla. 

Los expertos recomiendan algunos tipos específicos de tratamiento que hemos recogido en el siguiente enlace, sin embargo la principal solución para este tipo de problemas es mantener siempre la piel bien hidratada con una buena crema hidratante, con protección solar cuando sea la específica para la piel de la cara, y como consejo extra intentar siempre que la ropa que se use sea de algodón o tejidos similares.

Cuando hablamos de afecciones como la rosácea, dermatitis atópica, psoriasis, dermatitis seborreica, etc. debemos tener en cuenta que, entonces, la mejor solución la encontraremos siempre de la mano de un médico dermatólogo que adecuará el tratamiento a las necesidades y circunstancias específicas de cada paciente.

También te puede interesar: