Piel de la embarazada

¿Por qué el embarazo reseca la piel y los labios?

Con tantos cambios hormonales, es posible que la piel de la futura mamá durante el embarazo se reseque, al igual que los labios. Pero, ¿por qué ocurre? ¿Qué hacer para evitarlo o tratarlo?

Durante los nueve meses que dura el embarazo, las hormonas no “perdonan” a las embarazadas. Y es que, bajo la influencia de los trastornos hormonales típicos del embarazo, que se encuentran tremendamente presentes desde el principio (cuarto y quinto mes, sobre todo), algunas mujeres ven aparecer granos de acné tanto en el rostro como en el escote.

En estos casos, las mujeres más afectadas tienden a ser aquellas que experimentaron fuertes brotes de acné durante la adolescencia, aunque también es probable que ocurra en personas con la piel grasa o muy grasa.

Sin embargo, en otros casos, puede ocurrir exactamente lo contrario: la piel se seca, se deshidrata y comienza a agrietarse, mostrando síntomas molestos y, en ocasiones, bastante dolorosos. ¿Por qué ocurre?

¿Cuáles son las causas por las que la piel o los labios se pueden secar durante el embarazo?

Por lo general, experimentar sequedad a lo largo de la gestación, o en momentos puntuales, significa que la embarazada está deshidratada. Y son varias las causas que pueden influir en ello, desde no beber la suficiente cantidad de agua, hasta tener un mayor volumen de sangre —algo normal— como consecuencia del embarazo.

No tomar la suficiente cantidad de agua

Aunque la hidratación es fundamental en cualquier etapa de la vida, durante el embarazo lo es aún más si cabe, ya que en la gestación el cuerpo necesita más cantidad de líquido, una cantidad necesaria que, además, aumenta a medida que el bebé crece.

De esta forma, si no se incrementa la ingesta de líquidos, es posible experimentar síntomas de deshidratación, lo que incluye especialmente labios y piel secos. Además, si surgen otras molestias típicas, como podría ser el caso de los vómitos o la diarrea, también puede surgir deshidratación.

En este sentido, se sabe que quienes sufren náuseas matutinas graves pueden no absorber una cantidad adecuada o suficiente de líquidos, y este podría ser el motivo por el que es posible que surjan síntomas como la propia sequedad de los labios y la piel en sí.

Piel seca en el embarazo
Foto: Istock

Mayor volumen de sangre

Durante el embarazo, es posible que el volumen máximo de sangre llegue a superar hasta un 50% más que el de las mujeres no embarazadas. Además, el aumento en el nivel de azúcar en sangre (aunque no haya diabetes gestacional) puede hacer que algunos órganos se “esfuercen” y deban trabajar mucho, como por ejemplo es el caso de los riñones. Esto, a su vez, puede originar una micción frecuente y deshidratación.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta otro detalle: tanto el aumento del volumen sanguíneo, como la retención de líquidos, pueden estirar la piel, lo que causa grietas y sequedad.

Retención de líquidos

¿Sabías que la retención de líquidos puede ser una causa común de sequedad cutánea? Durante la gestación, el aumento en el nivel de la vasopresina, una hormona que hace que el cuerpo retenga una menor cantidad de agua, origina hinchazón.

La hinchazón excesiva puede acabar estirando la piel, haciendo que se seque y se agriete. Aunque el edema suele ocurrir principalmente durante el tercer trimestre. Si esto sucede, es posible que se desarrollen también protuberancias rojas que causan picor.

¿Cómo tratar la piel seca en el embarazo?

El seguimiento de una rutina de cuidado de la piel diaria es fundamental, lo que implica mantenerla y practicarla tanto por la mañana como por la noche. Eso sí, en caso de que la piel seca sea muy molesta o severa, podría ser un síntoma de algo más grave (como anemia por deficiencia de hierro o diabetes gestacional), de manera que es aconsejable consultar siempre con el médico.

Esto implica hidratarse muy bien la piel y los labios. En el caso de la piel, es aconsejable aplicarse un buen humectante o una buena crema hidratante, tanto corporal como facial.

Por otro lado, la hidratación bebiendo mucha agua es también importante, ya que puede ayudar a reducir la piel seca. Basta con mantener una botella de agua mineral cerca, y beber siempre que se desee (sin esperar a que surja la sed).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo