Pedicura para embarazadas

Prepara los pies para las sandalias

Durante el embarazo no le declares la guerra a tus pies. Aunque se hinchen y molesten más de lo normal, lo mejor es cuidarlos como siempre hemos hecho.

Prepara los pies para las sandalias

Durante el embarazo los pies se hinchan, sobre todo cuando hace calor. Esta situación es también conocida como edema y se origina por diversas causas que, si las controlamos, podremos lucir unos pies espléndidos este verano.

Cómo controlar la hinchazón de pies

El principal motivo por el que a las embarazadas se le hinchan los pies es la retención de líquidos, aunque los cambios fisiológicos que ocurren durante el embarazo también pueden influir. Por ejemplo, la dilatación generalizada de los vasos sanguíneos y el aumento del volumen de sangre en un 50% o también el aumento de peso.

Para evitar el hinchazón de pies hay que controlar estos factores: tener el peso en los límites establecidos y evitar la inmovilidad, tanto de pie como sentada.

Evita pasar de pie mucho tiempo y descansa las piernas apoyando los pies en una almohada para que estén más altos que el resto del cuerpo.

De la misma forma. Intenta no estar mucho tiempo sentada, ya sea durante tu jornada laboral o en casa. Da pequeños paseos de vez en cuando.

Trata de realizar ejercicio moderado, de forma rutinaria, ya que así la sangre fluirá y la hinchazón disminuirá.

Mantener la temperatura corporal fresca también es una gran ayuda.

Ahora, con los pies menos hinchados puedes proceder a lucir tus mejores sandalias como has hecho verano tras verano.

Consejos para una pedicura completa

-Relajación: elije el momento del día que más te apetezca para relajarte mientras pones tu pies a punto. Sumérgelos en agua templada y añade sales o jabón del olor que prefieras. Concíbelo como un rato solo para ti.

-Durezas: elimina tus durezas, puedes hacerlo con piedra pómez o con productos especiales que podrás encontrar en la farmacia. Hazlo con cuidado para no hacerte daño.

-Limar e hidratar: lima las uñas igual que haces con las manos y dales la forma que más te guste para después pintarlas. Hidrata los pies con tu crema hidratante habitual o si lo prefieres una específica para pies. Además, la crema los mantendrá frescos.

-Esmaltado: Elige un color de esmalte que te guste o que vaya a juego con tus sandalias y dale color a tus uñas. Recuerda dar una capa de brillo protectora por encima para que dure más y no tengas que repetir la operación muy a menudo, ya que según avance tu embarazo te resultará más complicado.

Como ves, durante tu embarazo puedes lucir unos pies perfectos para llevar sandalias y seguir tus rutinas de belleza como has hecho antes. Y aprovecha para que de vez en cuando te mimen un poquito y ¡te den un buen masaje en los pies!

 

 

 

Etiquetas: embarazada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS