¿Puedo correr si estoy embarazada?

Tratamos de dar respuesta a una de las preguntas del millón que se hacen todas las mujeres aficionadas al running cuando se quedan embarazadas.

Esta que nos planteamos es una de las dudas del millón (hay varias en esto del embarazo), sobre todo para quienes ya practicaban el running antes de quedarse embarazadas.

En primer lugar, antes de profundizar en lo que dicen al respecto los especialistas, queremos dejarte claro que es imprescindible que informes a tu ginecólogo de que sueles correr, que este es uno de tus hobbies, y que te gustaría mantenerlo mientras el embarazo y tu cuerpo te lo permitan. Nadie como el especialista que hace seguimiento personal de tu caso para saber si es compatible o no con tus circunstancias. 

Dicho esto, tanto los especialistas como los especialistas médicos reconocen que no es incompatible correr con el embarazo siempre y cuando ya lo practicaras antes. Está desaconsejado que una mujer que no lo hiciera empiece a correr cuando se queda embarazada. Pero si eres como  Charlotte, el personaje de Sexo en Nueva York que no puede dejar de correr cuando se queda embarazada porque esto le hace feliz, siempre que tu medico te de el ok, puedes seguir practicando tu deporte favorito. Eso sí, es necesario que extremes las precauciones, que controles las pulsaciones, que midas tus esfuerzos, que te hidrates mejor que nunca y, sobre todo, que escuches  a tu cuerpo. No es momento de cruzar límites.  

Tu ritmo de actividad físico previo es determinante

Dentro de que el consenso es muy amplio al respecto, cabe mencionar un estudio concreto que se publicó en el año 2016 Revista Británica de Deporte y Medicina. Lo encaró el Comité Olímpico Internacional (COI) poco después de que se hiciera viral la imagen de la atleta Alysia Montano compitiendo embarazada en los cuartos de final de los 800 metros en el Campeonato de Atletismo de Estados Unidos en el año 2014.

El estudio, liderado por la profesora Kari Bo, de la Escuela Noruega para las Ciencias del Deporte, concluye que correr durante el embarazo "No parece dañar ni a la madre ni al feto". Es verdad que este estudio se enfocó sobre todo en los atletas de élite, pero es cuanto menos llamativa e interesante esta fuente de información al respecto de la cuestión que nos planteamos en este texto. "Sólo hay unos pocos estudios sobre el embarazo en atletas de élite o entre quienes hacen mucho ejercicio, pero parece que muchas continúan ejercitándose durante este período y no les afecta de forma negativa", señaló entonces la doctora Kari Bo.

Desde entonces, aunque ha pasado un lustro, las recomendaciones siguen siendo las mismas: no es incompatible correr durante los primeros meses del embarazo en aquellas mujeres para las que ya era un hábito deportivo habitual. Pero es cierto también que la infinita mayoría de médicos suelen recomendar otras disciplinas deportivas durante la estación por considerarlas menos arriesgadas: es el caso del yoga, el pilates o la natación, por citar tres ejemplos distintos al atletismo.

En cualquier caso, si lo practicas, debes hacerlo con muchísima precaución y teniendo en cuenta que en el tercer trimestre tu cuerpo te lo pondrá muy difícil para correr. Además, no parece que el riesgo de una posible caída merezca la pena. Es aconsejable sustituir esta actividad por la de caminar rápido o por cualquier otra que te guste y sea compatible con un cuerpo como el que la mayoría de las mujeres tienen en el tercer trimestre de un embarazo.

Y siempre, siempre, siempre, recuerda consultarlo antes con tu ginecólogo.

Continúa leyendo