Recomendaciones

¿Me puedo hacer mechas en el embarazo?

Antiguamente era una rutina de belleza prohibida por los elementos químicos que formaban parte de la mayoría de los tintes industriales, pero el sector de la cosmética ha evolucionado muchísimo, y actualmente existen alternativas para poder teñirse el pelo durante la gestación.

Tinte para el pelo (Foto: iStock)
Tinte para el pelo (Foto: iStock)

La sabiduría popular encuentra en el paso del tiempo su gran escollo. Creemos, todos, que los mensajes válidos lo son para toda la vida, y por eso el boca a boca hace que sigan calando verdades del pasado que ya no lo son tanto en el presente. 

Es el caso del tinte y las embarazadas, otrora prohibídisima costumbre de belleza, que muchas mujeres embarazadas siguen cumpliendo a rajatabla a pesar de que ya existen opciones de sobra para teñirse el cabello durante la gestación sin que ello suponga un riesgo para el feto

Antiguamente, los tintes estaban compuestos entre otras cosas por sustancias químicas potencialmente peligrosas para el desarrollo del pequeño porque al ser absorbidas por el cuero cabelludo podían pasar a él. Actualmente, hay que ir con cuidado porque es mejor prevenir para evitar riesgos innecesarios, pero la inmensa mayoría de los tintes son seguros. Basta con informarse bien de qué están compuestos por si tuvieran en su fórmula algún elemento que pudiera ser peligroso. 

Opciones más seguras

De todos modos, si te quedan dudas y ante la incertidumbre prefieres ser cauta y no aplicarte ningún tinte industrial durante el embarazo, hay una opción todavía más segura que estos: los tintes que se disuelven en agua, cuya composición no puede provocar daños ni en la madre ni en el futuro bebé. Y todavía más inocuos son los tintes vegetales, con la henna como uno de los más típicos, si bien su efectividad no tiene nada que ver con los tintes de peluquería. Por lo tanto, sí es posible darse mechas, reflejos o teñirse el pelo durante el embarazo. 

Hay personas, además, que introducen otro factor a modo de cortafuegos en esto del tinte, que no es otra cosa que aplicarlo a partir del segundo trimestre, cuando el feto ya está en una fase mucho más avanzada. No hay evidencia científica que indique que sea más o menos peligroso teñirse el pelo en el primer trimestre o a partir de este, pero todos somos humanos y hay rutinas, costumbres o medidas que nos aportan seguridad más allá de su veracidad. 

Aprovecha los avances

En definitiva, este es uno de esos muchos ejemplos que nos demuestra que las cosas sí cambian. La ciencia evoluciona y también lo hacen las industrias como la de la cosmética gracias a la investigación y a la evidencia de que es necesario recurrir a productos más seguros y menos contaminantes. 

Que algo fuera de una manera hace treinta años no quiere decir que tenga que ser igual en el 2021. Y está bien tener referencias tan cercanas como esta del tinte y las embarazadas para cambiar el chip y darnos cuenta de que conviene revisar determinadas ideas preconcebidas antes de darlas por definitivas. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo