El mejor ejercicio

Yoga para embarazadas:¿qué beneficios aporta?

Lo que un día irrumpió como una moda es hoy una rama de la práctica oriental que mezcla ejercicio físico con meditación muy asentada, y no es de extrañar teniendo en cuenta sus virtudes que vaya en aumento el número de mujeres gestantes que se animan a probarlo.

Yoga para embarazadas
Yoga para embarazadas (Foto: depositphotos)

Sorprendió mucho cuando se puso de moda el yoga en un visto y no visto, pero el yoga para embarazadas es ya mucho más que eso, de efímero no tiene nada porque sus beneficios mentales y para la salud de las personas que lo practican son una realidad, y eso ha hecho que se asiente como una de las mejores opciones para practicar deporte durante el período de gestación.

Como ocurre con toda práctica que vive un ‘boom’, el intrusismo y la desinformación fueron males con los que el yoga para gestantes tuvo que combatir, pero hoy está muy regulada, de modo que basta con escoger un centro o a un especialista concreto que esté capacitado para ejercer como instructor en esta rama tan concreta de esta famosa disciplina que mezcla el ejercicio físico con la meditación

El yoga prenatal certificado no es cualquier tipo de yoga, como ya imaginarás, porque hay muchas posturas habituales que se desaconsejan en mujeres embarazadas, y también son nada recomendables determinadas disciplinas que se desarrollan en ambientes especialmente cálidos, como es el caso del bikram. Por eso es tan importante elegir bien en qué manos ponerse a la hora de practicar yoga para gestantes.

Ventajas físicas y mentales

Dicho esto, los especialistas, entre los que incluso se encuentran profesionales sanitarias como es el caso de la matrona Isabel Coca, que ha publicado recientemente el libro Yoga y gestación (Editorial Kairós), destacan varios beneficios que el yoga bien aplicado tiene sobre la salud física y mental de las mujeres embarazadas. El consenso es total, aunque evidentemente depende de pequeños factores que puedan darse unos u otros en cada caso concreto. 

A nivel mental, si algo consigue el yoga en un porcentaje amplísimo, es reducir el estrés y la ansiedad, dos sensaciones muy habituales junto con los nervios a lo largo de los nueve meses que dura el embarazo. Esto tiene a su vez otros beneficios relacionados, ya que al aprender a conectar de manera más directa y honesta con tu cuerpo y tu mente, es más sencillo también aprender a relajarse fuera del contexto de la sesión de yoga. Y esto es fundamental para mejorar, por ejemplo, la calidad del sueño, tan necesaria sobre todo en la fase final del proceso de gestación. Del mismo modo, al tener más facilidad para relajarse y al dormir mejor, lo habitual es que gracias al yoga prenatal se vea reducida de forma notable la fatiga acumulada.

Preparación para el parto

Esa conexión mental y corporal que tanto se trabaja con el yoga para embarazadas se notará también durante el parto y, especialmente, durante el posparto. El yoga no te asegura un parto mejor y ni mucho te evitará sentir dolor -huye de quien te garantice beneficios así porque son promesas imposibles de cumplir-, pero sí estarás mejor preparada al conocer mejor tus necesidades y tus sensaciones físicas. De hecho, esto te permitirá también sentir más cerca a tu bebé, ya que de algún modo serás todavía más consciente de que está ahí comunicándose contigo. 

Mejora de la flexibilidad y resistencia

Esto a nivel mental, pero todavía no hemos hablado de los beneficios físicos del yoga para embarazadas, que son tan importantes como los ya comentados. Lo son sobre todo de cara al parto, donde necesitarás fuerza y resistencia, pero también para los meses posteriores a este momento, ya que es una forma de ayudar al cuerpo a empezar la recuperación desde una posición física más ventajosa. Y esto se consigue con el yoga porque se trabaja mucho la fuerza, la capacidad muscular de las cadenas más exigidas en el parto, y sobre todo se mejora muchísimo también la flexibilidad, algo que agradecerás de por vida siempre y cuando la sigas trabajando. 

En relación con el mejor descanso, la reducción del estrés y la mejora física general, y por lo tanto un último beneficio del yoga para gestantes, es que el dolor de espalda disminuirá -será difícil que desaparezca, por no decir imposible-, y también aparecerán más esporádicamente y probablemente con menos intensidad los dolores de cabeza y las malas sensaciones globales, incluyendo las náuseas

No te preocupes si nunca has practicado yoga antes del embarazo, ni tampoco si tu proceso de gestación está en fase avanzada: el yoga prenatal no te excluye en ninguno de los casos. Nunca es tarde para probarlo porque no hay nada que perder si te has puesto en manos de un profesional cualificado; todo lo contrario, solo beneficios. 

Continúa leyendo