Sexo en el posparto

Cómo disfrutar de nuevo en la cama

Aunque haya sido buscado y muy bien recibido, la vida de pareja da un giro radical con la llegada de un chiquitín. Y puede ser difícil encontrar el momento adecuado para reanudar la intimidad sexual.

Cómo disfrutar de nuevo en la cama

Las hormonas, la recuperación física y, sobre todo, la adaptación al nuevo papel de padres hacen que la vida sexual cambie, pero, en la mayoría de los casos, el inicio de una nueva etapa en la sexualidad de la pareja conlleva un enriquecimiento afectivo por ambas partes.

En general, se aconseja esperar la clásica cuarentena, es decir, seis semanas para que el útero vuelva a su posición y tamaño habitual. En esta etapa se eliminan parte de los tejidos del embarazo (loquios) y es preciso mantener una higiene muy escrupulosa del aparato genital (que excluye el coito) para prevenir las infecciones. Sin embargo, es un tiempo estupendo para otro tipo de cuidados muy sensuales: bañarse o ducharse juntos, masajes que reconforten a mamá o a papá o simplemente dormir abrazados aprovechando las siestas del bebé. ¡Sensaciones que parecen nuevas ahora que el embarazo ha terminado!

Pasadas esas seis semanas, llega ¡el momento esperado! pero, aun así, pueden aparecer temores o inseguridades que no dejan que se vuelva a disfrutar del sexo como antes. Lo importante es relajarse, darse tiempo y tener en cuenta algunas claves para que esta nueva etapa en la vida de pareja sea ¡espectacular!

Utiliza un buen anticonceptivo

A veces el mayor obstáculo para reanudar el sexo con la pareja es el temor a un nuevo embarazo. Por eso es importante asegurarse y elegir un buen método anticonceptivo antes de reanudar las relaciones. Aunque la madre esté dando el pecho y no haya tenido todavía la primera regla, no significa que no pueda quedarse embarazada. Lo mejor es que le preguntes a tu ginecólogo que anticonceptivo te conviene más según tus circunstancias. Pasar por una prueba de embarazo a los dos meses del parto, por un descuido, no suele ser divertido (a no ser que se busque un nuevo bebé).

Mejora la lubricación

Tras el parto se produce una bajada en el nivel de estrógenos (que han aumentado de forma constante a lo largo del embarazo) que disminuye notablemente la lubrificación vaginal y puede dificultar las relaciones. Esta sequedad suele remitir con el retorno de la menstruación (si la mujer está amamantando puede prolongarse hasta el destete). Entre tanto es importante ir más despacio de lo habitual, detenerse en los preliminares, dedicar un buen tiempo a la estimulación del clítoris y, si es preciso, utilizar una crema lubricante.

Fortalece el periné

Durante el embarazo se aconseja entrenar la musculatura vaginal mediante los ejercicios que contraen y relajan el periné (como si se quisiera parar el chorro de orina en seco) para prevenir las molestias del suelo pélvico tras el parto (incontinencia, caída del útero y la vejiga...). Tras dar a luz, conviene fortalecer la zona del periné, sobre todo si el parto ha sido traumático (episiotomía, fórceps, desgarros,) o si existen pérdidas de orina. Y lo más importante, este entrenamiento ayuda a que las relaciones sexuales sean más placenteras.

 

 

 

Etiquetas: anticonceptivo, pareja, parto, posparto, sexo, sexo posparto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS