Dolores del parto

'Gas de la risa' para aliviar el dolor del parto

El Entonox o más conocido como “gas de la risa” ha sido muy utilizado como método analgésico en el parto en Gran Bretaña, Escandinavia, Australia, Nueva Zelanda y Canadá entre otros países. ¿Cuál es la situación en España?

'Gas de la risa' para aliviar el dolor del parto

El óxido nitroso es un gas que mezclado con oxígeno se ha utilizado generalmente para la sedación y analgesia quirúrgica y odontológica. Se denomina Entonox o más conocido como “gas de la risa”, es una mezcla gaseosa de oxígeno 50% y óxido nitroso 50%. El gas de la risa  ha sido utilizado como método analgésico para aliviar los dolores del parto en Gran Bretaña, Escandinavia, Australia, nueva Zelanda y Canadá entre otros países. En España, ha sido en los últimos años cuando se ha empezado a oír hablar acerca del uso de Entonox en el parto, pero todavía son pocos los hospitales que ofrecen esta posibilidad para el alivio del dolor en el ámbito obstétrico. Además, todavía muy pocas mujeres conocen sus beneficios y/o riesgos, por lo que no es muy popular.

Beneficios del gas de la risa

El uso del gas inodoro, utilizado en algunos dentistas, comienza a ser contemplado por cada vez más ginécologos cómo método para aliviar el dolor del parto, como la anestesia epidural, debido a los efectos a corto plazo registrados. Con el 'gas de la risa' se gana en flexibilidad a la hora de administrarlo, y sobre todo, abarata los costes. En España apenas se utiliza porque la epidural se considera más efectiva, y la mujer no debe estar pendiente de administrársela ella misma cada vez que tiene una contracción.

Otro de los beneficios del gas de la risa es que el cuerpo de la madre elimina el gas en pocos segundos, al inhalar el aire de la propia habitación, en comparación con los efectos a largo plazo de la anestesia epidural, según explicó Loral Patchen, del Hospital George Washington. Otra de sus ventajas 'es que mantiene a la madre consciente y no le quita la movilidad durante el trabajo del parto, en comparación con los efectos de la epidural, que puede dejarla anestesiada de la cintura para abajo durante varias horas'.

Para la doctora Ana Coll-Vinent, comadrona del equipo de la Dra. Gómez Roig (miembro de Top Doctors) la utilización de Entonox en el parto presenta muchas ventajas, entre las cuales destaca "la facilitación de tener un parto natural, la movilidad durante el parto, la facilidad de uso, la seguridad tanto para mamá como para el bebé, el hecho de que no altera ni las contracciones uterinas ni los pujos, etc".  La doctora también resalta que hay muchas mujeres que a priori creen que necesitarán la epidural, pero que les gustaría retrasar su administración al máximo para evitar así que las contracciones se detengan, y que para ellas el Entonox puede ser una opción excelente. 

Cómo funciona el gas de la risa durante el parto

La comadrona considera que este analgésico comienza a ganar seguidoras porque relaja a la madre y la tranquiliza, además de mantenerla alerta y consciente de todo lo que pasa a su alrededor. Lo bueno es que para las mujeres que deciden tener un parto natural, ésta es una opción menos intrusiva y más consciente, porque como explica Patchen 'puede ser administrada por la propia madre en caso de que la requiera y los efectos de alivio del dolor son inmediatos'

El procedimiento es muy sencillo. Antes de cada contracción la madre inhala el gas a través de una máscara, y el dolor tarda en desaparecer aproximadamente 30 segundos. En cuanto deja de respirar por la máscara, los efectos del gas desaparecen. A pesar de todos los beneficios que presenta, solo el 1 % de las madres en EE.UU. decidió optar por esa opción en 2011, frente al 50 % de mujeres que usaron el 'gas de la risa' en Finlandia, Canadá o Australia a la hora de atenuar los dolores del parto.

¿Es una alternativa a la epidural?

Lo sorprendente es que cuando fue descubierto en 1771, el óxido nitroso comenzó a usarse 100 años más tarde como analgésico para atenuar el dolor de las madres durante el alumbramiento, y en 1934 su uso se extendió cuando se inventó un mecanismo mediante el cual las mujeres fueron capaces de administrárselo a sí mismas.

En el contexto del parto, según la comadrona Coll-Vinent, el gas de la risa puede ser una alternativa a la epidural porque es una alternativa para aliviar el dolor del parto, ya que hasta ahora para la mayoría de mujeres las opciones eran: o epidural o nada. Además el uso de Entonox ofrece muchas ventajas frente a la epidural, como por ejemplo la posibilidad de movilización en el parto y una mayor sensación de control sobre el propio proceso de parto.

Sin embargo, no se puede considerar que sea una alternativa en cuanto a que no se pueden comparar estos dos métodos analgésicos. "La epidural, si funciona correctamente elimina el dolor, mientas que el Entonox lo atenúa. No es una alternativa para aquellas mujeres que desean un parto sin dolor", matiza Coll-Vinent.

¿Qué opinan los expertos sobre el gas de la risa?

Según la Sociedad de Anestesistas de Estados Unidos, más del 60 % de las mujeres opta por la anestesia epidural a la hora de elegir un método que alivie su dolor, una opción que encarece los costes del parto entre 250 y 1.000 dólares, frente a los 15 dólares que cuesta administrar el óxido nitroso.

'Cada vez más mujeres eligen el óxido nitroso por iniciativa propia', señaló Patchen, tras ser informadas de todas las opciones disponibles. Además, apuntó la comadrona, el gas es un analgésico que puede ser administrado de manera complementaria a los otros métodos de anestesia al alcance de las madres.

¿Tiene complicaciones e inconvenientes?

Las complicaciones durante el trabajo de parto causadas por la anestesia son 'considerables': causan un 5 % de muertes entre las madres; sin embargo, también 'se pueden prevenir fácilmente', según cifras de la Sociedad de Obstretas y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés). Recuerdan que con el gas nitroso al ser inhalado por la parturienta atraviesa la placenta, y su administración debe efectuarse con las debidas precauciones y en bajas concentraciones para no dañar al bebé con el síndrome de depresión neonatal.

"Entre los inconvenientes del gas de la risa está el hecho de que es un analgésico suave, y a pesar de que para la mayoría de mujeres alivia el dolor de manera significativa, no funciona para todas las mujeres (al igual que la epidural no siempre funciona correctamente). Además, puede presentar algunos efectos secundarios como náuseas y vómitos, o sensación de mareo o somnolencia al inicio de su uso. En este sentido, cabe destacar que el parto per se conlleva muy frecuentemente vómitos. Por último, la exposición prolongada al óxido nitroso está asociada con deficiencia de Vitamina B12, por lo que se requiere un adecuado sistema de ventilación en las salas de partos en las que se emplee para evitar posibles efectos secundarios para los profesionales de salud expuestos a este gas de manera continua (no supone riesgo para la mujer que lo utiliza ni para su bebé, ya que se elimina rápidamente por los pulmones)" aclara la comadrona Ana Coll-Vinent. 

¿Por qué es aún poco conocido y utilizado?

Como decíamos, en España todavía es muy poco utilizado en las salas de  partos por varios motivos, "en parte por el desconocimiento de sus beneficios y/o temor a sus “riesgos” en este ámbito, tanto por parte de muchos profesionales como de las usuarias. Por otra parte, aunque el Entonox es compatible con la epidural (ej. Una mujer puede utilizar Entonox al principio, y si finalmente cambia de idea puede pedir la epidural sin problema), es principalmente un gran apoyo para las mujeres que desean parto natural. Y ese es otro de los problemas, aunque en España cada vez se oye hablar más del parto natural, para la mayoría de mujeres y profesionales la idea de parto natural sigue siendo todavía un gran desconocido e incluso “sin sentido”. En este sentido, hay una relación entre la demanda de parto natural y el uso de Entonox. En los hospitales en los que no hay apenas partos naturales difícilmente se planteará la necesidad de ofrecer un método analgésico alternativo a la epidural. Necesitamos que más mujeres conozcan y demanden el Entonox, y tal vez así más mujeres se animen a tener un parto natural", asegura la comadrona.

Además, también hay que tener en cuenta que este método requiere la instalación de sistemas de ventilación adecuados en los paritorios, con los consecuentes costes que esto puede suponer. "Además, requiere la formación adecuada de los profesionales para que sean capaces de ofrecerlo a las mujeres, emplearlo sin reticencias e instruir a las parturientas acerca de cómo usarlo de manera efectiva. En algunos de los hospitales en los que actualmente se ofrece Entonox, éste no está disponible en todos los paritorios, y, al contrario de lo que pasa con la epidural (la mujer tiene la seguridad de que si la necesita se la podrán administrar), las mujeres no pueden tener la certeza y tranquilidad de que lo podrán utilizar si lo necesitan, y finalmente, si el paritorio dotado con Entonox está ocupado, no podrán utilizarlo. Por último, actualmente en muchos hospitales para utilizar el Entonox se requiere la prescripción y supervisión del mismo por parte del anestesista, lo que en la práctica dificulta mucho que pueda utilizarse (a causa de la falta de personal en muchos hospitales)", concluye Ana Coll-Vinent 

Fuente: Efe y Ana Coll-Vinent, comadrona del equipo de la Dra. Gómez Roig (miembro de Top Doctors).

CONTINÚA LEYENDO