3 Razones para cuidar tu suelo pélvico antes y después del parto

Los beneficios de la fisioterapia en esta área pueden cambiar radicalmente tu experiencia en el parto y en el postparto

El suelo pélvico es una de las partes más desconocidas del cuerpo y su musculatura es toda una incógnita para la gran mayoría de personas. Por eso, cuando muchas mujeres se quedan embarazadas empiezan a recibir información, a veces confusa, sobre los cuidados especiales que deben procurarle a esa zona a la que nunca antes habían prestado demasiada atención. 

Pero no es más que el conjunto de músculos y ligamentos que sostienen los órganos pélvicos y cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, en un juego de cierres y aperturas que también se encarga de controlar los esfínteres. Durante la gestación, esta parte del cuerpo se ve sometida a muchos cambios fruto de la adaptación que tiene que hacer el organismo para acoger el desarrollo de una nueva vida en su interior. El útero se expande, presionando y desplazando el resto de vísceras, que tendrán que recolocarse para dar al bebé el espacio que necesita.

fisioterapia suelo pélvico
La fisioterapeuta Teresa Méndez Lorido trata a diario el suelo pélvico de muchas mujeres en la madrileña clínica Munay Fisioterapia.

La fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, Teresa Méndez Lorido, que trata a diario a mujeres en búsqueda de embarazo, ya embarazadas, en la fase del postparto o con algunas patologías, resalta la importancia de otorgarle a esta parte del cuerpo el valor que merece. La fisioterapia en esta área es una herramienta que puede regalarnos muchos beneficios.

1. Evitar patologías asociadas al embarazo o al parto

A lo largo del embarazo, el suelo pélvico puede verse resentido y debilitado si no se cuida adecuadamente y, entonces, es más probable que se provoquen desgarros durante el parto o que posteriormente se produzca un prolapso o una incontinencia urinaria o fecal.

Para evitarlo, lo primero que se debe hacer es visitar a una fisioterapeuta especialista en suelo pélvico que realice una valoración, incluso antes del embarazo. Es vital preparar el tono muscular para que pueda sostener sin problemas a un pequeño bebé en crecimiento. En caso de que el embarazo ya esté en curso, Méndez Lorido recomienda plantear la revisión una vez ya haya finalizado el primer trimestre. 

Si se encuentra alguna patología o anomalía, como por ejemplo un aumento excesivo del tono, no se tratará inmediatamente. Lo adecuado es esperar hasta la semana 32-34 para comenzar el tratamiento junto con la preparación al parto y el masaje perineal, en el que se puede contar con la participación de la pareja. Esto ayudará a tener los tejidos preparados de cara al esfuerzo y la dilatación que sufrirán para dar a luz. La especialista explica que esta preparación del suelo pélvico puede reducir los riesgos y resultar fundamental, pero incide en que no siempre se puede controlar determinadas situaciones, como una vuelta de cordón que provoque una cesárea de urgencia, y que se debe estar abierta a todas las posibilidades.

 

2. Aumentar el autoconocimiento del cuerpo

Según la fisioterapeuta, la toma de conciencia del suelo pélvico es uno de los mayores beneficios a la hora de trabajar con un especialista. Algo que resultará esencial cuando vayan a enfrentarse a un parto vaginal, que sería lo ideal en la mayoría de los nacimientos. En caso de no conocer y no dominar la musculatura de esa zona, puede convertirse en un proceso mucho más dificultoso. Méndez Lorido destaca que una buena conexión con el periné ayudará a facilitar el proceso en todas sus fases.

 

3. Recuperar la funcionalidad más rápido en el postparto

A pesar de que la recuperación dependerá en gran medida del estado del periné tras el parto, si se ha hecho una preparación al parto y se ha reconocido cada parte del suelo pélvico para que tuviera el tono adecuado, será mucho más fácil iniciar la recuperación tras el alumbramiento, incluso aunque se hayan producido desgarros. Sencillamente, porque ya se ha realizado previamente una activación de la musculatura y se conoce cómo realizar ciertos ejercicios básicos que se pueden practicar en casa. Si, por el contrario, este proceso no se ha producido con anterioridad, se debe aprender todo esto antes de poder comenzar con la rehabilitación, que se verá demorada. 

 

 

Continúa leyendo