Postparto

¿Sufres alopecia postparto? Claves para no alarmarse: es normal

La caída del pelo en el postparto es algo normal, por el proceso hormonal que lleva asociado. Es necesario normalizar este tipo de alopecia y no cogerle ningún miedo.

Es raro el caso de las mujeres que, después de dar a luz sufren una caída de pelo tan fuerte que terminan quedándose sin él. ¿Puede pasar? Si, efectivamente. Pero, normalmente, es una condición que va asociada a otras patologías.

alopecia postparto
Fuente: iStock

En el resto de las mujeres, la alopecia es completamente normal en el postparto. Más que alopecia se llama efluvio telógeno y hace referencia, precisamente, a la gran caída de pelo que se sufre justo unos meses después de dar a luz. De acuerdo a datos del Hospital Capilar, el 45% de las mujeres lo sufrirán después de dar a luz. “Este proceso hormonal es común a todas las madres, por lo que, en mayor o menor medida, todas se verán afectadas por esta pérdida de cabello”, cuenta Francisco Pilo, de la clínica Hospital Capilar.

¿Por qué se cae el pelo después del parto?

Detrás de esta caída multitudinaria están, una vez más, las hormonas y los fuertes desajustes que se producen en la gestación y después de dar a luz. “En el embarazo, aumentan las hormonas tiroideas y los estrógenos y esto retarda la caída natural del pelo, llevando a que se encuentre en fase de crecimiento constante y tenga apariencia más fuerte y sana”, comentan desde la misma fuente. Es por esto, precisamente, por lo que las embarazadas notan una melena que no habían tenido nunca.

Pero, ¿qué pasa cuando nace el bebé? “Después del parto, estas hormonas vuelven a su equilibrio natural, recuperando sus niveles habituales, y provocan que el cabello que había estado detenido en esa fase de crecimiento, caiga rápidamente y, en consecuencia, pase a fase de reposo”, explican los profesionales. Por eso, se cae prácticamente a mechones.

Es caída de cabello no es para siempre: se trata de un proceso fisiológico reversible. Tendrá lugar entre el segundo y el cuarto mes después del nacimiento del bebé y no durará más de cuatro meses, aunque es cierto que el pelo podrá seguir cayendo hasta después de un año de dar a luz, tras lo que comenzarán a aparecer los ‘baby hairs’.

S.O.S, ¡he dado a luz y me quedo sin pelo!

Aunque, como decimos, esta fase de caída constante es pasajera, produce cierta ansiedad a la mujer, que ve que su pelo llega a caerse en cantidad considerables e, incluso, en algunos casos aparecen calvas. “Es importante ser consciente de que la caída de pelo en el postparto es un proceso natural y temporal que, a priori, no necesita de ningún tratamiento médico especial”, destaca el doctor Pilo.

Eso sí, sería conveniente que después de dar a luz la mujer se sometiese a una analítica de sangre para comprobar que sus niveles de hierro, zinc o ácido fólico son correctos, ya que es común sufrir anemia y la caída del pelo es uno de sus síntomas. “La falta de alguna de estas vitaminas podría ser causa de alopecia orgánica y podría precisar tratamiento”, expone el mismo doctor.

¿Se puede disminuir la caída de pelo tras el parto?

No, esto no es posible, puesto que son las hormonas las que juegan el papel fundamental en esta alopecia temporal. Lo que sí podemos hacer es cuidar mucho el cabello para que el cuero cabelludo no sufra esta consecuencia tan impactante, así como fomentar su crecimiento.

Los profesionales recomiendan:

  • Evitar utilizar calor como secadores, planchas y otros artículos
  • Evitar coloraciones, tintes o tratamientos de alisados y moldeados durante unos meses después de dar a luz
  • Utilizar productos lo más naturales posibles: champú con pH neutro, acondicionadores sin parabenos, alguna loción anti caída…
  • Llevar una alimentación completa, variada y equilibrada, sin exceso de grasas ni azúcares, rica en verduras, frutas y proteínas
  • Tomar alimentos ricos en metionina y biotina como arroz integral, cereales, pescado, yema de huevos o frutos secos
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo