Vídeo de la semana

Depresión postparto

Ansiedad y depresión postparto: ¿cómo diferenciar una de otra?

En la lucha por normalizar la depresión postparto, son muchas las personalidades que han alzado la voz. Sin embargo, esta dolencia, que necesita de tratamiento médico, se confunde en ocasiones con la ansiedad típica de después de dar a luz. ¿Cómo diferenciarlos?

deporesion
Fuente: iStock

Según un reciente estudio llevado a cabo por el grupo de investigación de Medicina Materna y Fetal del Vall d’Hebron Institut de Recerca, al menos un 20% de las mujeres sufren problemas mentales durante el embarazo y el primer año de vida del bebé. Sin embargo, el mismo estudio también afirma que un 75% de esos casos no se diagnostican ni se tratan debido, en gran medida, a que las mujeres no piden ayuda por los estigmas sociales que hay creados en torno a ellos. Y, lamentablemente, las consecuencias de ese no diagnóstico pueden ser graves tanto para la madre como para el bebé quien, incluso, puede ver afectado su desarrollo cognitivo.

Por suerte, existen diferentes programas que brindan ayuda a esas mujeres que la necesitan durante el embarazo o después de dar a luz a su bebé. Además, en redes sociales (y fuera de ellas) se ha creado todo un movimiento para normalizar la tristeza, la ansiedad y la depresión postparto, con el fin de que más mujeres puedan ser diagnosticadas.

Aun así, otro de los motivos por los cuáles se infradiagnostica la depresión es por su parecido a la ansiedad típica de los primeros días después de dar a luz. De ahí, la importancia de saber distinguir bien entre uno y otro. “Los sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto, inquietud y dificultad para dormir son comunes en las dos primeras semanas después del parto y son conocidos como ‘maternity-blues’”, nos cuenta Matilde Hernández, psiquiatra y psicoterapeuta en el Hospital Vithas Madrid La Milagrosa. Sin embargo, de acuerdo a sus palabras, si la mamá sigue sintiéndose desbordada, desesperanzada y tiene sentimientos negativos hacia su bebé pasadas dos semanas después del parto, debería buscar ayuda de inmediato porque podríamos estar ante una depresión postparto.

La ansiedad postparto, algo normal

“El nacimiento de un bebé desencadena una mezcla de emociones fuertes y una caída de los niveles de estrógenos y progesterona en sangre, algo que también tiene impacto en el estado anímico de la madre”, nos cuenta la doctora acerca de la ansiedad postparto. Esta sensación suele empezar dos, tres o cinco después de dar a luz y suele ir desapareciendo por sí sola en una o dos semanas.

Como decimos, es algo normal y va acompañada de sentimientos como la irritación, la intranquilidad o la dificultad para dormir correctamente.

¿Estamos ante una depresión postparto?

Sin embargo, si esos síntomas no desaparecen solos al cabo de unas cuantas semanas y, además, van acompañados de otros más intensos, podremos estar hablando de una depresión postparto y, en este caso, es necesario que lo sepa un médico. “Además de un estado anímico triste o deprimidio, puede aparecer apatía, agitación e irritabilidad, cambios en el apetito, sentimientos de inutilidad o culpa, falta de placer o interés en cosas que antes se disfrutaban, pérdida de concentración, pérdida de energía, insomnio y otros síntomas dependiendo de la gravedad de la depresión”, nos cuenta la psiquiatra.

En este caso, incluso, la profesional afirma que puede comenzar durante el embarazo  o más tarde (incluso meses después del nacimiento del bebé) y que puede interferir en la capacidad para cuidarlo y llevar a cabo otras actividades diarias.

La importancia de diagnosticar bien la enfermedad

Como decimos, hay que prestar mucha atención a los síntomas para pedir ayuda en caso de ser necesario. “Un diagnóstico y tratamiento adecuados pueden ayudar a la madre a controlar los síntomas y establecer un vínculo seguro con su bebé”, afirma la profesional. De no hacerlo, podría verse afectado el vínculo materno-filial e, incluso, el desarrollo cognitivo del bebé.

En cuanto a los tratamientos, variarán mucho dependiendo de cada caso. En una depresión postparto leve seguramente se recomiendo psicoterapia como primera línea y, en caso más severos, se podrán añadir psicofármacos. “El abordaje multidisciplinar que facilite la prevención y el diagnóstico precoz es el más adecuado”, nos cuenta Matilde.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo