Atonía del útero: qué es y por qué se produce

Es el tipo más habitual y más grave de hemorragia posparto. Te contamos por qué se produce y cómo se trata.

Una de las complicaciones obstétricas más graves que existen es la hemorragia posparto, ya que en su grado más severo puede poner en riesgo la vida de la madre. Pero del mismo modo que no siempre se produce con la misma gravedad, tampoco existe una sola causa que la produce. La más habitual es la protagonista de esta pieza, la atonía uterina.

Tal y como definen las matronas de la SEEUE (Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias), Mercedes Aparicio Peralta y Verónica Fernández Gómez, la atonía del útero es “la incapacidad del útero de contraerse tras el alumbramiento”. Esta situación conlleva lo que clínicamente se describe como  “falta de hemostasia del lecho placentario”, que deriva en una hemorragia excesiva en el posparto inmediato, lo cual implica “una pérdida de sangre superior a 500 mililitros en caso de un parto natural y de un litro en caso de un parto por cesárea“, explica el equipo del Hospital de Manises. La doctora del servicio de ginecología del hospital valenciano Gema Higueras García, explica que “los vasos que nutren la placenta son de un calibre importante, y al contraerse el útero colapsan”, de manera que “si el útero no se contrae de forma apropiada se produce un sangrado muy abundante”.

Riesgos para la madre

Una atonía uterina pone en gran riesgo la salud de la paciente. De hecho, explican las citadas matronas, “constituye una verdadera emergencia” ya que esta puede originar síntomas como hipovolemia —disminución del volumen sanguíneo habitual—, inestabilidad hemodinámica y shock. “Es la principal causa de muerte materna en todo el mundo, especialmente en países subdesarrollados o en vías de desarrollo”, concluyen las dos especialistas. 

Si bien no ocurre con mucha frecuencia en los países desarrollados, la atonía uterina es un riesgo real del parto, sobre todo en determinadas circunstancias que expone el equipo del Hospital de Manises. “La atonía uterina se da en casos de partos muy prolongados en el tiempo (por el propio agotamiento) o por la sobredistensión del útero (por ejemplo en embarazos múltiples como los gemelares), aunque también puede influir la presencia de fiebre, por ejemplo”, explican. 

Un caso de una persona conocida que padeció atonía uterina es el de la cantante Conchita la sufrió durante el parto provocado de su hijo en el verano de 2018. El pequeño nació con 7 meses de embarazo porque la artista había sido diagnosticada de preeclampsia severa y está complicación posterior provocó que estuviera, tal y como ella misma contó en diversos medios en su momento, una semana ingresa en la UCI y pasará tres días en coma. 

Cómo tratarla

Cuando se produce una hemorragia posparto se activa un protocolo médico urgente que implica la presencia de numerosos especialistas sanitarios, desde auxiliares hasta matronas, pasando por anestesistas, ginecólogos y equipo de enfermería de quirófano por si fuera necesaria su intervención. 

En primer lugar, cuando se produce una atonía uterina se pueden ejecutar una serie de medidas. “Se puede realizar un masaje uterino, administrar tratamiento médico, colocar una sonda intrauterina con un balón que al hincharse colapsa los vasos sanguíneos o, en algunos casos, embolizar (colapsar de forma artificial) las arterias uterinas”, apuntan desde el Hospital de Manises. También se pueden extraer los restos de la placenta en el caso de que este sea el problema que haya desencadenado la hemorragia. Esto se hace, apuntan desde el hospital, “mediante un legrado («raspado» de la cavidad uterina)”. 

Pero si todas estas fallan o si el personal médico considera que es necesario, se puede llevar a cabo “una histerectomía”, concluyen desde el centro médico valenciano.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo